PracticoDeporteRedacción

La selección femenina de waterpolo ha vuelto a hacerlo. Otra vez las chicas de Miki Oca estarán en una gran final, esta vez en el Europeo de Budapest, después de una fantástica semifinal resuelta en el último periodo ante una Hungría (10-11) que ejercía como local.

El partido estuvo marcado por la igualdad, con ambos equipos respetándose mucho durante todos los minutos, desde el principio hasta el final. El marcador tuvo alternativas constantes, lo mismo que el juego. Ninguna de las dos selecciones consiguió ventajas tempraneras, de tal forma que pudo ganar cualquiera.

Igualdad en el primer tiempo

Los dos primeros cuartos fueron especialmente equilibrados, con defensas sobrias, con jugadoras que no regalaron nada. Ani Espar, brillante todo el campeonato, o Judith Forca llevaron las riendas del equipo nacional, pero Hungría resistió durante todos esos minutos sin permitir que el equipo de Miki Oca se pudiera marchar en el tanteador.

El 5-4 al final del segundo cuarto dejaba todo abierto para una trepidante segunda mitad. Emergió la figura de la gran Laura Ester, que se convirtió en un seguro de vida bajo los palos. Eso dio tranquilidad a España detrás, algo que favoreció también al ataque. Bea Ortiz dio una nueva ventaja al equipo nacional (6-5), que poco después conseguía por primera vez una ventaja de dos tantos (7-5).

Último cuarto espectacular

Pero Hungría, alentada por el público, iba a reaccionar rápido y antes de terminar el tercer periodo lograba volver a empatar la semifinal (7-7). Todo se iba a decidir en un último cuarto decisivo. Otra Bea Ortiz volvió a poner dos arriba a España (9-7), una diferencia que las de Miki Oca ya no iban a dejar escapar porque Roser Tarragó iba a sentenciar el partido con el 10-7. Los últimos minutos solamente sirvieron para que el marcador acabara definiéndose por 10-11 después del último arreón húngaro que todavía tuvo ataque para empatar. Y ahí, histórica siempre Ani Espar, hacía la parada clave dando la clasificación a España

Si en cuartos ante Grecia, España mostró una versión más efectiva que brillante, esta vez tocó que volver a ponerse el mono de trabajo durante algo más de una hora, lo que duró esta segunda semifinal, que llegó después de Rusia se impusiera a Holanda en un fabuloso partido resuelto en la tanda de penaltis.

Este viernes será el turno del equipo masculino, que jugará las semifinales (19:00 horas) de este Europeo de Budapest ante la poderosa Croacia, una cita a la que el combinado de David Martín llega con mucha confianza después de haber derrotado en cuartos de final a Serbia.

Practicodeporte@efe.com