Con motivo de la Cofidis Madrid eBike City que se celebra esta semana en la capital española, el medallista olímpico de mountain bike Carlos Coloma y su entrenador y responsable de rendimiento del equipo ciclista profesional Movistar Team han elaborado un informe comparativo relacionado con las bicicletas eléctricas.

En concreto, el estudio hace referencia al uso de una eBike o bicicleta eléctrica que complementa el pedaleo del ciclista mediante un motor eléctrico y la bicicleta tradicional mecánica.

Tras varias pruebas en una exigente subida de un kilómetro en la que Coloma y Zabala han utilizado ambas bicicletas jugando con los tres niveles de ayuda eléctrica, han llegado a la conclusión de que el uso de la eléctrica complementa perfectamente a la mecánica favoreciendo más al ciclista menos entrenado.

"Gracias al uso de la eBike yo puedo acompañar a Carlos, un medallista olímpico, en su entrenamiento", comenta Zabala.

Reducción del tiempo

En las pruebas en las que llevaban una bicicleta mecánica, la diferencia en realizar ese kilómetro rondaba los dos minutos, mientras que usando ambos una eBike al máximo rendimiento se reducía a tan sólo trece segundos.

Las bicicletas eléctricas también dan otras posibilidades, como en el caso de que varias personas con cualidades o con un rendimiento físico diferente salgan a rodar juntos, ya que dependiendo del nivel de ayuda eléctrica elegido se pueden igualar su rendimiento.

Por otra parte, las eBikes permiten regular el esfuerzo y adaptarlo al desnivel de la ruta elegida. En este caso no es el desnivel del terreno el que marca la dureza o lo exigente que puede resultar la ruta, sino que será el propio ciclista el que decida a su voluntad el nivel de esfuerzo que quiere emplear.

"Lo mejor que tienen las ebikes es que cualquiera puede adaptar su nivel de esfuerzo. Con una eléctrica puedes unirte a cualquier grupo y salir con gente que ya tenías olvidada porque no has podido entrenar al mismo nivel que ellos por trabajo o por tiempo", explica Coloma.

Conclusión del estudio

El estudio queda demuestra, señalan sus promotores, que las bicicletas eléctricas son parte del presente, pero en ningún caso llegado para sustituir a las mecánicas y tradicionales que se han usado siempre.

Las bicicletas eléctricas son una alternativa perfecta para aquellos cuyo estado de forma física no les permite disfrutar y compartir su afición por la práctica del ciclismo.

practicodeporte@efe.com