PracticoDeporteRedacción

Ocho años después de pisar el podio mundialista en Brasil 2011, las Guerreras se han regalado una nueva oportunidad de luchar por las medallas después de completar dos fases de juego realmente buenas, con victorias importantes ante rivales de entidad y con ese puntito de suerte que hace falta en este tipo de torneos.

Noruega, rival durísimo

La semifinal será durísima ante Noruega (viernes, 12:30 horas), que es la actual subcampeona del mundo, que ha ganado dos de los cuatro últimos mundiales y que llega como una de las grandes favoritas a este torneo y que ha desplegado un gran balonmano durante estos diez días de competición. Aunque, eso sí, no ha llegado al nivel de excelencia de Rusia, el único equipo que, hasta la fecha, ha podido ganar a la selección de Carlos Viver.

Pese a todo, esa derrota ante Rusia y el empate contra Suecia complicó mucho las opciones de la selección femenina de balonmano, que necesitó de la colaboración de Montenegro para poder certificar su presencia en estas semifinales que le abren las puertas a todo, a estar en el podio presumiendo de medalla y sigue con opciones de lograr la única plaza que se da en el torneo a Tokio 2020, que irá para la campeona.

"Estoy muy feliz por el pase a las semifinales, creo que las jugadoras se lo merecen por todo el trabajo hecho hasta ahora, han desarrollado todo lo que hemos propuesto desde el cuerpo técnico y lo intentan hasta el último gramo de energía que tengan", ha explicado el propio Carlos Viver una vez logrado el pase a la penúltima ronda.

Sobre las opciones de las Guerreras ante Noruega, el seleccionador no tiene claro qué terminará pasando. "La verdad, no sé que sucederá, tenemos dos opciones de luchar por medallas ahora, pero lo que sí tengo claro es cuál va a ser el resultado del trabajo del equipo: intentarlo hasta el final".

"Estamos ilusionados"

Finalmente, también hay otra cosa que es evidente. "Tengo una gran satisfacción por lo que ha pasado hasta ahora, estamos ilusionados por la tarea que tenemos por delante, es lo que nos tiene que hacer perder el sueño estos días, plantear buenos partidos y seguir trabajando duro para tener opciones de medalla", ha cerrado el mencionado Carlos Viver.

Lo que está claro es que España ya ha cumplido con su primer objetivo en este campeonato, que era el de asegurar su presencia en el preolímpico, sin embargo, llegados a este punto, solamente queda soñar con todo, con pisar el podio e incluso con lograr el primer título de la historia del balonmano femenino español.

Practicodeporte@efe.com