Jose Castán | Practico DeporteRedacción

La selección español comenzó el Mundial de balonmano femenino de Japón 2019 de la mejor forma posible, con dos grandes victorias, ante dos rivales directos (Rumanía y Hungría) en su lucha por clasificar para los Juegos de Tokio 2020, aunque tan sólo se trata de un primer paso, puesto que las plazas para seguir soñando con la cita nipona están muy complicadas.

Este Mundial reparte una plaza directa para Tokio, para el campeón, y seis para disputar el preolímpico. En el caso de que el vencedor del campeonato sea una selección ya clasificada, entonces pasaría al segundo, al igual que el acceso al torneo preolímpico.

Inicio espectacular

Los triunfos de España ante Rumanía (31-16) y frente a Hungría (29-24) suponen un comienzo inmejorable, que acerca mucho a las de Carlos Viver a la segunda fase del Mundial, el Main Round, donde estarán las doce mejores. No obstante, esa situación no garantizaría nada para las Guerreras, puesto que tras dos jornadas, no son precisamente las selecciones ya clasificadas para Tokio 2020 las que están despuntando.

Hasta ahora, tienen asegurado billete para la capital japonesa los campeones continentales, es decir, Francia, Brasil, Corea y Ángola, además de las anfitrionas. De ellas, tan sólo las angoleñas y las japonesas conocen la victoria tras dos jornadas, y ambas en una sola ocasión.

Incluso la campeona europea, Francia, una de las grandes favoritas, no sabe lo que es ganar en esta competición, derrota ante las coreanas y empate con las brasileñas.

El caso es que cuantos menos equipos clasificados pasen a la segunda ronda, más complicado será para el resto de acercarse a la clasificación para los Juegos. Y es que según la clasificación actual, tan sólo dos de estas selecciones entrarían entre las doce últimas, es decir las otras diez deberían luchar por una plaza directa y seis para el torneo preolímpico.

Lucha hasta el final

Todo ello, demuestra que el este Mundial japonés mantendrá en vilo no sólo por la lucha por el título sino por las diez primeras plazas, cualquier traspié puede ser decisivo, más con la igualdad que se aprecia, aunque por ahora sobresalen el buen momento de equipos como Serbia, Noruega, Alemania, Suecia y Rusia, aparte del nivelazo de España.

Ya lo dejó bien claro el seleccionador Carlos Viver tras el triunfo del domingo, "ésto sólo acaba de comenzar" por lo que pidió "tener los pies en la tierra" y dar continuidad a lo ya conseguido.

Por su parte, tras los dos complicados partidos para comenzar el torneo, ahora las Guerreras jugarán martes y miércoles frente a Senegal y Kazajistán, respectivamente, los equipos más flojos del grupo, para cerrar ante Montenegro, el viernes, en un partido en el que se verá qué queda por decidir en esta primera fase. Pasar con dos victorias sería casi decisivo de cara a Tokio.

La vuelta de Barbosa

Hasta ahora, en las estadísticas del equipo español destacan los 13 goles de Alexandrina 'Shandy' Barbosa, un 87% de efectividad con 4 de 4 desde los 7 metros, y los 11 de Alicia Fernández, con un 85% y 6 de 7. Nerea Peña suma 9 goles (56% y 3 de 5).

A la gran efectividad en estos dos partidos del equipo español, se suma los dos seguros de vida que tiene España bajo palos. Silvia Navarro suma un 39% de eficacia, tras detener 16 de 40 lanzamientos, por un 39% de Darly Zoqbim, con 11 de 28.

En cuanto a las asistencias, destaca Ainhoa Hernández con 7 y Alicia Fernández, con 6, mientras que la jugadora española que fue mandada al banquillo con dos minutos, fue Barbosa, sancionada ya en cuatro ocasiones, incluida una tarjeta roja.

practicodeporte@efe.com