PracticoDeporteRedacción

La selección española femenina de Rugby 7 ha terminado hoy décima y es novena en la clasificación general, mientras que la masculina ha ocupado la decimotercera posición pero sigue por delante de Gales, su rival directo por la permanencia, tras disputarse este fin de semana en Sídney una nueva ronda de las Series Mundiales.

Las españolas se impusieron en el primer partido del domingo a Irlanda por 24-5. Sin embargo, en el siguiente, que decidía la novena plaza, el equipo que dirige Pedro Matías se vio superado por un marcador de 33-17 ante Japón, informa la Federación Española de Rugby.

La próxima cita para la selección femenina de rugby a siete en el campeonato llegará del 3 al 5 de abril con el torneo de Hong Kong, quinta etapa en la competición femenina.

Las españolas se impusieron a Irlanda por 24-5 en el tercer partido de la fase de grupos. Comenzaron algo titubeantes, aunque, tras encadenar algunas fases de poco avance pero muy seguras y contundentes, ganaron en confianza y poco a poco terminaron dominando casi todo el juego.

El ensayo tras una muy buena internada vertical de Eva Aguirre vino seguido de otro de Marina Bravo al borde del descanso y un doblete de María García para sentenciar la contienda ante uno de nuestros rivales directos en la competición.

En su otro partido del segundo día, el conjunto de Pedro de Matías cayó ante Japón de forma justa en el ‘decider’ por el noveno puesto. Las Leonas tuvieron varios tramos de lucidez colectiva, pero cometieron demasiados errores simples que penalizaron en los últimos metros de ambos extremos del campo.

Competición masculina

Decimocuartos en la clasificación general de las World Rugby Sevens Series, los Leones7s completaron su registro en Sidney, cuarta ronda del circuito masculino, con una derrota ante Irlanda (26-10) y una victoria sobre Japón (14-7), resultados que les permiten seguir por encima de Gales, a día de hoy su principal rival directo en la lucha por la permanencia.

El tercer partido de la fase de grupos, con el que arrancaban el segundo día de competición en Australia, estuvo marcado por la superioridad irlandesa en los puntos de encuentro,y el hecho de no culminar con éxito los de Pablo Feijoo cuando se adentraban en los metros decisivos y una amarilla recibida por Pol Plà.

Los del trébol fueron merecedores del triunfo, pero el combinado hispano no perdió la cabeza y procuró mantener la estructura de juego y actuar de forma inteligente en todo momento, lo que les permitió acortar distancias.

Ante Japón faltó algo de fondo físico para aprovechar mejor los tramos de dominio sobre el rival, de quien hay que poner en valor su enorme intensidad y concentración durante los 14 minutos. Ignacio Rodríguez-Guerra, que culminó una gran jugada colectiva, y Pablo Fontes, tras un contrapié marca de la casa, anotaron los ensayos españoles.

Parecía una buena renta, pero a poco del final los nipones apretaron y estuvieron cerca de forzar la prórroga, hasta que Paco Hernández protagonizó una de las heroicidades del fin de semana. Con el rostro ensangrentado y el tiempo cumplido, acudió a su zona de 22 en una cobertura defensiva salvadora, cortando el contraataque japonés con un placaje espectacular que a la postre selló el triunfo.

practicodeporte@efe.com