Practico DeporteRedacción

España se encuentra a la cabeza de Europa en el porcentaje de ciudadanos que han engordado desde que comenzó la pandemia del coronavirus, con una media de 5,7 kilos más de peso.

Un estudio realizado por la plataforma de salud Ipsos a nivel mundial concluye que la llegada de la pandemia influyó en los hábitos de vida saludables de la población. Así, en el ámbito global un 31% de la población reconoció haber ganado peso desde que el coronavirus se extendió en el mundo, con una media de 6,1 kilos más.

En el caso de España, las conclusiones demuestran que el país se polarizó entre gente que ganó peso y gente que lo perdió. Somos el país europeo en el que engordó un porcentaje más alto de la población, el 38%, y el sexto a nivel mundial, con 5,7 kilos más de promedio. Sin embargo, también somos de las naciones que menos peso ganaron de media, y además estamos a la cabeza en porcentaje de personas que perdieron peso, con un 21%.

Ipsos consultó entre el 23 de octubre y el 6 de noviembre a personas de 30 países para completar su estudio. En todo el mundo, tan solo un 10% de encuestados afirmó haber adelgazado, por lo que las cifras en España son muy positivas y en Europa tan solo es superado por Reino Unido (24%).

Más ejercicio físico, pero sin constancia

El confinamiento mundial vivido durante varios meses de 2020 trajo consigo la fiebre del ejercicio en casa a través de clases virtuales, que a nivel global se incrementó un 24%. Por contra, un 27% de la población admitió que se mueve menos que antes del coronavirus. España arrojó unos datos de nuevo por encima del promedio, siendo el país europeo en el que más personas se ejercitaron durante esos meses, solo por debajo, de nuevo, del Reino Unido.

Este incremento de la actividad física puede estar ligado a la percepción de la población sobre los hábitos que empeoran el estado de salud en caso de contraer la COVID19. Estar en forma es el principal motivo que Ipsos concluyó a nivel mundial para reducir el impacto negativo del virus (38%), seguido de dejar de fumar (28%), aumentar la ingesta de vitamina D (26%) y perder peso (17%).

En el caso de nuestro país, las prioridades cambian. Para los españoles, dejar de fumar es la mejor forma de evitar consecuencias negativas del coronavirus (39%), y después iría hacer ejercicio regularmente (25%), adelgazar (20%) y tomar suplementos de vitamina D (18%).

Diferentes formas de perder el peso ganado

Según el estudio de Ipsos, un 45% de la población mundial decidió intentar perder el peso ganado, porcentaje que en España aumenta a 1 de cada 2 españoles. Mientras que a nivel nacional el camino escogido es comer de forma más saludable (57%) y tener una actividad física más intensa y frecuente (50%), los porcentajes globales serían del 52% para ambas opciones.

Otras formas esgrimidas por las personas consultadas para bajar esos kilos de más fueron hacer dieta o comer menos (44% a nivel mundial, 40% en España), beber menos bebidas azucaradas (38% y 31% respectivamente) o tomar menos alcohol (15% y 20%).

Los españoles son los ciudadanos a nivel mundial que más importancia le dan a reducir los alimentos procesados para tener una dieta más equilibrada (46%), pero coinciden con el resto del mundo en que lo principal es comer menos azúcares (65%). Las calorías en general (38%), las grasas saturadas (37%) y los hidratos de carbono (25%) son los otros factores que en España se consideraron a tener en cuenta para perder peso.

Hábitos negativos y medidas gubernamentales

En España vuelve a darse un contraste en torno a los hábitos relacionados con el consumo de alcohol. Mientras un 10% de la población reconoció que bebe más que antes del coronavirus, otro 7% aseguró lo contrario. Respecto al tabaquismo, el mismo porcentaje (4%) comenzó a fumar y lo dejó durante la pandemia.

Por último, Ipsos también quiso consultar a la ciudadanía qué medidas considera que deben poner en marcha los gobiernos y las empresas para facilitar la pérdida de peso. A nivel general, los encuestados creen que lo mejor sería bajar el precio de la comida saludable (42%), seguido de aumentar los espacios verdes para hacer deporte (22%), hacer más claras las tablas nutricionales de los productos (13%) y fabricar productos más sanos (12%).

En el caso de los españoles, coinciden con la media mundial, aunque varían los porcentajes. Se dio más importancia al coste de los alimentos sanos (44%), al etiquetado claro (16%) y a los ingredientes saludables en la comida (13%), mientras que el número de personas que abogó por más espacios verdes fue menos (18%).

practicodeporte@efe.com