PracticoDeporteMadrid

Un estudio de la Universidad de Oslo ha llegado a la conclusión de que, incluso cuando se lleva a cabo un entrenamiento intensivo, no existe “una mayor amenaza de propagación de la covid-19 en las instalaciones deportivas”.

“Nuestro ensayo no mostró transmisión de virus o aumento en la enfermedad de la covid-19 relacionada con la apertura de los gimnasios”, dijo Michael Bretthauer, profesor encargado de dirigir la investigación, la primera de este tipo en Europa con 3.764 personas estudiadas entre 18 y 64 años y de la que se ha hecho eco Gym Factory.

1.896 de las personas tuvieron acceso a cinco gimnasios: SATS, Sjølyst, CC Vest, STOLT Stovner, Rommen, y EVO Bryn cuyas instalaciones se abrieron el pasado 22 de mayo, única y exclusivamente para el estudio, pues en Noruega aún seguía vigente el confinamiento y donde no hubo restricciones hacia ningún servicio proporcionado anteriormente.

3.764 personas de estudio

Para acceder, las personas debían cumplir con las medidas de seguridad para la prevención del virus, las cuales habían sido elaboradas por el Instituto Noruego de Salud Pública. Entre las medidas destacaban los dos metros de seguridad, una higiene de manos y desinfectantes para limpiar los equipos utilizados.

Además de esto, las personas que trabajaban en el gimnasio se encargaban de controlar el acceso para que, de esta forma, se garantizasen las medidas pertinentes, y evitar las aglomeraciones. Por otra parte, aunque los vestuarios estuviesen abiertos, las duchas y las saunas no.

Al terminar el estudio, tan solo una persona de las 3.016 que se hicieron las pruebas de PCR de SARS-CoV-2 y se encontró que había sido infectado en su lugar de trabajo. Durante las tres semanas siguientes no hubo ingresos en el hospital, ni visitas al ambulatorio, y de los 91 empleados que trabajaron durante la prueba y fueron analizaron dieron negativo.

"Sería seguro abrir los gimnasios"

“Las medidas básicas de higiene de manos y distanciamiento social son medidas importantes y de comprobada eficacia en cuanto a la protección contra la transmisión del virus. Además de económicas, son fáciles de aplicar y no requieren grandes recursos”.

Llegados a este punto, los encargados de realizar el estudio concluyeron que se podrían evitar los cierres de los centros especializados, además se podrían “reducir los daños económicos sobre el sector fitness”.

“Nuestro ensayo buscó probar si es necesario el cierre de gimnasios, o si las instalaciones abiertas pueden proporcionar suficiente higiene y distanciamiento social para prevenir la propagación del virus. Si se pudieran lograr medidas de higiene y distanciamiento, asumimos que sería seguro abrir gimnasios e instalaciones deportivas”, resaltan.

practicodeporte@efe.com