PracticoDeporteRedacción

La selección española arrolló a la de Alemania (33-26), en la segunda jornada del Grupo C del Europeo de balonmano masculino 2020, disputado en el Trondheim Spektrum (Noruega), y que supone no sólo el liderato del grupo, sinogarantizar una victoria en la segunda ronda.

La buena defensa de los Hispanos desde el inicio permitió irse en el marcador, que llegó a ser de seis goles (8-2), mediado el primer periodo, y que luego se supo aguantar en los momentos más complicados, para llegar al descanso con ventaja de tres tantos (14-11).

En la continuación, España continúo con su máster defensivo, que desquició a los alemanes en muchas fases del encuentro, y que permitió ir sumando diferencias, se llegaron a nueve goles en el minuto 50, para acabar con siete al final, y lo que es más importante sumar un segundo triunfo holgado, tras el conseguido ante Letonia, que seguramente sea doble, ya que los alemanes son firmes candidatos a estar en la segunda fase.

Fue un partido sobresaliente tanto en defensa, que gran partido de Gonzalo Pérez de Vargas, como en ataque, con la fiabilidad de Alex Dujshabe, con siete goles, Joan Cañellas, con seis, y Jorge Maqueda y Aleix Gómez, con cinco.

Dominio defensivo

Un partido en el que se tardó en inaugurar el marcador, mucha culpa de ello fueron los dos guardametas, y que Alex Dujshebaev puso fin tras 4:40 minutos jugados. Un comienzo goleador que despertó al equipo en ataque y que supuso una primera ventaja clara para España (4-1), tras 7 minutos jugados.

Fueron momentos en donde los germanos no supieron atacar la defensa 5-1 planteada por Jordi Ribera, unido al gran comienzo de Gonzalo Pérez de Vargas, elegido mejor jugador del partido, y que llegó a suponer una ventaja de cinco tantos (6-1), tras un contragolpe de Raúl Entrerríos.Un inicio soñado, pero faltó continuidad en este primer despegue, culpa en gran parte del cambio defensivo alemán, con una zona mixta que se 'atragantó' a los Hispanos.

Todo ello supuso un parcial de 0-5a favor de Alemania, para situarse a sólo un gol (10-9) aunque en el último tercio del primer acto, se recuperaron sensaciones, en especial en defensa, lo que propició irse al descanso con tres de ventaja (14-11).

Una pausa que sirvió para ver otra vez a una España 'enchufada' en el partido, lo que supuso ensanchar las diferencias, que volvieron a los cinco goles (18-13). A partir de ahí, los Hispanos supieron jugar con el marcador a favor, desquiciaron en ataque a los germanos, y empezaron a sumar y ensanchar las diferencias, que llegó a los ocho (26-18) en el minuto 46.

Los de Jordi Rivera, sabedores de la importancia de una amplia victoria, no bajaron la guardia en el tramo final del partido, que acabó con siete de ventaja, una renta que puede ser muy útil en la segunda fase.

practicodeporte@efe.com