PracticoDeporteRedacción

La selección española de balonmano no ha podido pasar del empate ante Brasil en su primer partido en el Campeonato del Mundo de Egipto, un resultado inesperado debido al mayor nivel de los Hispanos, que han desaprovechado una renta de seis goles en la segunda mitad.

Empezó mal el partido España y acabó regular, salvando el 29-29 en el último suspiro gracias a un gol de Raúl Entrerríos. No es el comienzo deseado y toca quedarse con la parte positiva, con ese tanto final que medio salva los muebles ante una selección bastante inferior a la de Jordi Ribera.

Se ha notado en exceso la ausencia de Julen Aginagalde porque España no ha sido capaz de encontrar soluciones atacando en estático y solamente a campo abierto han llegado las mejores sensaciones, pero Brasil leyó esto a tiempo, cerró espacios y los Hispanos sufrieron enormemente en los últimos quince minutos, cuando se fraguó la reacción brasileña.

Inicio complicado

El partido ha sido una verdadera montaña rusa. España empezó mal (3-6), anotando tan solo un gol en los primeros diez minutos de partido, pero remontó con cierta facilidad y ya al descanso el partido reflejaba un 16-13 en favor de los Hispanos. En esos momentos la sensación es que ya había pasado lo peor para los de Jordi Ribera, pero nada más lejos de la realidad.

Los primeros quince minutos de la reanudación sirvieron para que España encontrara sus mejores momentos, corriendo y anotando con más facilidad, pero todo se torció cuando Brasil cerró filas y empezó a encontrar goles en, prácticamente, cada ataque.

Fue ahí cuando más se echó en falta a Aginagalde porque Álex Dujsebahev no entró en juego hasta los minutos finales, Aleix Gómez tampoco tuvo su día y el juego por los extremos nunca apareció. Así es como se enredó un partido que debió cerrarse con una victoria y que puede pasar factura a largo plazo en el Campeonato.

No hay que olvidar que los puntos se acumulan en la segunda fase y cada tropiezo es un hándicap más tarde en la main round. 

A pensar en Polonia

En cualquier caso, toca quedarse con ese empate que se ha salvado gracias a un último ataque finalizado por el veterano Raúl Entrerríos, uno de esos que nunca fallan a la hora de la verdad, e ir creciendo poco a poco, buscando mejorar en el ataque en estático y con el claro objetivo de conseguir las dos victorias que faltan en esta primera fase.

Tras este empate a 29 de los chicos de Jordi Ribera, España volverá a la acción el próximo domingo a las 20:30 horas ante Polonia, en el que será su segundo partido en esta primera fase del Mundial de Egipto.

Practicodeporte@efe.com