La selección española de balonmano aumentó este sábado su palmarés tras alzarse con la primera edición de la EHF Euro Cup, tras vencer por 30-31 a la anfitriona Noruega, la vigente subcampeona mundial, en Bodo.

Resurgimiento de los "Hispanos" que, pese al gris séptimo puesto que ocuparon en el pasado Mundial, siguen siendo a día de hoy uno de los mejores equipos del panorama internacional.

Aunque se pueda considerar que el título tiene un carácter menor, el rival era del máximo nivel. Noruega, finalista en los dos últimos campeonatos del mundo, y poseedor de una colección de talentos interminable.

Únicamente la sobresaliente actuación de Myrhol, que acaparó todo el juego ofensivo del conjunto noruego en la segunda mitad, impidió un triunfo mayor de los de Jordi Ribera.

Espectacular segundo tiempo

Pero ni el empeño del pivote noruego, máximo realizador del partido con diez dianas, evitó el triunfo del equipo español, que protagonizó un espectacular segundo tiempo en el Spektrum de Bodo.

Treinta minutos finales en los que España no sólo brillo en defensa, el habitual pilar donde se sustentan los éxitos de la selección, sino también y, de que manera, en ataque.

Una faceta ofensiva en la que sobresalieron el central Raúl Entrerríos, que volvió a mostrar su interminable catálogo de recursos, y, sobre todo, el lateral Jorge Maqueda, que se reivindicó con una sobresaliente actuación.

Para pocos jugadores ha sido tan importante esta EHF Euro Cup como para el lateral toledano, empeñado en demostrar al técnico Jordi Ribera que tiene un hueco en esta selección.

Tal y como demostró en el tramo final del primer tiempo, en el que Maqueda sostuvo al equipo español con sus goles, lo que permitió a los "Hispanos" marcharse al descanso con empate (15-15) en el marcador.

Un resultado que poco a poco se fue decantando a favor del equipo español con el cambio a la defensa 6-0 ordenado por el seleccionador español Jordi Ribera tras el paso por los vestuarios.

Variante que no sólo sirvió para frenar el juego ofensivo noruego, sino para que España, pudiera al fin desplegar una de sus mejores armas, el contragolpe.

Así a la carrera el conjunto español logró adquirir una renta de dos tantos (19-21), que los "Hispanos" supieron conservar a base de talento y madurez.

Un tiempo final sólo sirvió para que Noruega maquillara el marcador, como reflejó el 30-31 final, aunque sin poner en duda el triunfo de un conjunto español, que este sábado dio en Bodo un puñetazo sobre la mesa.

Alineación España: Pérez de Vargas; Solé (-), Maqueda (7), Alex Dujshebaev (3), Raúl Entrerríos (6), Ángel Fernández (1) y Figueras (4, 1p) -equipo inicial- Sergey Hernández (ps), Peciña (-), Serdio (1), Morros (1), Ariño (4), Goñi (-), Serrradilla (-), Balaguer (4) y Marc Cañellas (-)

Marcador cada cinco minutos: 3-3, 5-5, 7-8, 10-9, 13-12 y 15-15 (Descanso) 17-17, 19-20, 22-23, 24-25, 27-29 y 30-31 (Final)

practicodeporte@efe.com