PracticoDeporteRedacción

La selección española masculina disfrutó de su victoria más clara en el Mundial de balonmano de Egipto 2021, disputado en el New Capital Sports Hall, de El Cairo, al imponerse a Uruguay, la más débil de esta segunda fase, por 38-23, triunfo que tras el triunfo de Hungría a Polonia (30-26) deja a los Hispanos en los cuartos de final.

Fue un partido plácido para el equipo español, tal y como se esperaba, una novedad en este campeonato para los Hispanos, que hasta ahora no habían tenido un partido donde dominasen de forma clara. Ni Brasil, Túnez, Polonia o Alemania se lo habían puesto fácil hasta ahora, aunque el partido ante los uruguayos ya fue otra historia.

Fue un triunfo sin agobios pero gracias a que el equipo salió muy concentrado, a sabiendas que era el mejor camino para acercarse a los cuartos de final, a la espera de lo que luego hicieran Hungría y Polonia, y que da un respiro a un selección que ahora, tras acabar esta segunda fase ante Hungría, encarará una recta final de Mundial de alta intensidad debido a la igualdad que se aprecia entre las distintas selecciones.

Sin obstáculo

Hubo que esperar seis minutos para que los Hispanos comenzaron a distanciarse en el marcador (4-2). A partir de ahí el equipo español ya no tuvo rival. Si bien en defensa, no hubo necesidad de ejercer una gran presión, en ataque fue otra historia.

Y es que Uruguay no sólo no tiene la calidad técnica que muchos de los rivales de este Mundial sino que tampoco destaca por su fortalece física, algo de lo que sacó partido los de Jordi Rivera que dispusieron de muchos más huecos que en partidos precedentes. Sin olvidar, que hubo minutos de manual de cómo se debe jugar rápido y al contraataque.

Todo ello propició el rápido despegue del equipo español, en cuyo equipo inicial estuvieron tanto el portero Sergey Hernández como el lateral Iosu Goñi  que disfrutaron de sus primeros minutos en Egipto, brillando además.

En el ecuador del primer periodo ya fueron siete los goles de diferencia entre uno y otro equipo (12-5), distancia que fue en aumento progresivo, y permitió a Rivera dar minutos a los jugadores menos habituales hasta ahora en el campeonato, y dosificar a los más habituales.

Doce al descanso

Sólo algunos minutos de cierta falta de concentración en defensa, impidieron que al descanso se llegara con una renta mayor, aunque los doce de diferencia tras los primeros 30 minutos (24-12) ya dejaron las cosas claras.

Las cosas cambiaron en la continuación. Una mayor relajación de los Hispanos, unido a otros factores como la mayor eficacia en ataque de los americanos, la gran actuación de su meta Andrés Antonio Viera o la doble expulsión de Viran Morros, permitieron a los uruguayos ser más competitivos en el segundo periodo.

Si bien, no se vio el mismo equipo en la segunda mitad, los de Jordi Rivera cumplieron sin problemas ni lesionados este compromiso, antes de encarar una recta final de campeonato que promete emociones muy fuertes.

practicodeporte@efe.com