PracticoDeporteRedacción

En el mejor partido de España en el Mundial de balonmano, los Hispanos se han llevado una valiosísima victoria ante Alemania que puede valer unos cuartos de final, aunque para eso todavía habrá que hacer los deberes ante Uruguay y Hungría.

Ha sido un encuentro espectacular, con muchísimo ritmo, con alternativas en el marcador y con dos auténticos equipazos sabiendo que se estaban jugando mucho en este Mundial de Egipto.

Se lo han llevado los Hispanos por 32-28 después de una segunda parte trepidante y que tuvo de todo. Alemania remontó los tres tantos de desventaja del descanso (16-13) y llegó a estar tres arriba (22-25), pero ahí cerró la persiana España, con la defensa apretando más que nunca y con Gonzalo Pérez de Vargas en plan estelar.

Un parcial final fantástico

Un parcial de 9-1 a partir de ese momento dejaba el partido prácticamente visto para sentencia, en una total demostración de todo el potencial que tiene este equipo de Jordi Ribera que busca el país africano su tercer título mundialista.

Pero es que ya en la primera mitad fue mejor España, que siempre gobernó el marcador durante esos primeros treinta minutos. Lo hizo gracias a que se volvió a correr muy bien, se defendió como nunca y Rodrigo Corrales, portero durante ese primer acto, también estuvo sensacional. Ambos guardametas se motivan y se retroalimentan de tal forma que los dos están excelsos.

Enorme Raúl Entrerríos

Un inmenso Raúl Entrerríos, perfecto durante todo el partido, volvió a ejercer de capitán y estandarte, dirigiendo el juego como nadie y llevando el tempo del encuentro. Los goles corrieron a cargo de Ferran Solé, extraordinario al contraataque, los hermanos Dani y Álex Dujsebahev, que gobernaron desde la zona central.

También brilló Ángel Fernández, que apareció en momentos importantes tanto en la primera como en la segunda parte. Todos ofrecieron un gran rendimiento y salvo esos diez o quince minutos iniciales del segundo acto, España completó un gran partido que además puede ser decisivo de cara a estar en los cuartos de final.

Alemania, que ya perdió con Hungría, necesita un milagro para seguir adelante, mientras que España, si gana a Uruguay el próximo sábado (15:30 horas), tendrá pie y medio en esa ronda de cuartos de final, aunque todo esto es a expensas de lo que vaya ocurriendo con el resto de encuentros.

Lo que está claro es que España, que empezó con dudas el campeonato, va creciendo poco a poco desde la portería, desde la defensa, desde el contraataque. Y aunque todavía faltan ideas en el ataque estático, los de Jordi Ribera parecen ser cada vez un mejor y más solido equipo.

PracticoDeporte@efe.com