PracticoDeporteRedacción

Lebron James y sus Lakers lo han logrado. En una temporada muy especial resuelta en la burbuja del Walt Disney Resort de Orlando, el equipo angelino ha logrado su anhelado anillo y lo ha hecho a lo grande, con un último partido que ha sido una verdadera oda al baloncesto.

Se trata del decimoséptimo campeonato de la NBA para Los Angeles Lakers, que igualan el récord de los Boston Celtics. Además, lo han logrado en uno de los años más especiales para ellos, con el recuerdo de Kobe Bryant en la cabeza de todos, puesto que para él va esta gran victoria, cimentada en los dos grandes pilares del equipo, Lebron James y Anthony Davis.

Ellos dos han llevado el peso de las finales y de todos los playoffs, que han sido más tranquilos de lo esperado para los campeones. Solamente estos meritorios Miami Heat han conseguido arrebatarles dos triunfos, pero el peaje de ese esfuerzo lo han pagado en un sexto partido que ha terminado siendo una demolición para ellos.

Decisivos Lebron James y Anthony Davis

En una antológica primera mitad de los amarillos, los Lakers iban a resolver el partido en esos primeros 24 minutos, ya que los jugadores se marchaban al descanso con un claro y contundente 64-36, que dejaba el anillo visto para sentencia. Fueron Davis y James los que empezaron a marcar la diferencia, pero a la fiesta se apuntaron un estelar Rajon Rondo, imprescindible en estas eliminatorias por el equipo, y el tirador Kentavious Caldwell Pope, que ha sabido aprovechar a la perfección todos los espacios que generan los mencionados Lebron James y Anthony Davis.

De poco sirvió la segunda mitad, con unos Heat entregados a su suerte. Ni el carácter ganador de dos estandartes como Jimmy Butler, fabuloso durante toda la serie, y Adebayo, siempre superado por Davis, ha sido suficiente para meter de nuevo a su equipo en el partido. Todo acabó en un clarividente 106-93, que servía para poner fin a una complicada temporada que pasará a la historia por terminar en octubre, por disputar sus últimos tres meses en la burbuja de Orlando y por haber podido salir adelante pese a la crisis sanitaria del coronavirus.

Victoria para la historia

Hacen historia los Lakers y la hace, sobre todo, Lebron James, que ya tiene cuatro títulos y vuelve a poner en la mesa el debate por el mejor de todos los tiempos. Aunque Michael Jordan parece seguir por delante, sus cuatro campeonatos con tres equipos diferentes (dos con Miami Heat, uno con Cleveland Cavaliers y este con los Lakers) lo sitúan ante la posibilidad de reclamar el trono de mejor jugador de todos los tiempos.

"Significa mucho para mí representar a esta franquicia. Estoy muy orgulloso de formar parte de los Lakers. Le dije a Jeanie Buss -la propietaria- que me echaría este equipo al hombro y lo devolvería al lugar al que pertenecía. Nunca perdí la confianza. Ahora a esta franquicia se la vuelva a respetar. Quiero su respeto, todo el mundo lo quiere. Y ahora yo también quiero mi maldito respeto", explicó en un alegato dirigido, en parte, a Kobe Bryant y a una burbuja donde se ha gritado al mundo el mensaje antiracista.

Además, se ha coronado con otro MVP de las finales -el tercero- a sus 35 años -segundo jugador más veterano que lo logra tras Kareem Abdul Jabbar-, demostrando que la edad no es más que un número y que está en un grandísimo momento de forma y de juego. Domina todos los aspectos del baloncesto, ejerce de base cuando debe hacerlo, tira sin miedo y cada vez con más acierto, es imparable a la contra y en la pintura y es capaz de defender a cualquier jugador.

Se trata, por otro lado, del primer anillo para Anthony Davis, que fichó por los Lakers para conseguir exactamente esto: formar junto a Lebron James la mejor pareja de la liga y coronarse como campeón, algo que ha logrado a la primera de cambio.

También para él ha tenido palabras de agradecimiento Lebron James. "Anthony confió en mi y yo en él por lo que al final pudimos hacer juntos un mejor baloncesto individual y de equipo", cerró el campeón y MVP, alguien que sigue persiguiendo a Michael Jordan, ídolo de su infancia y quien le motiva a seguir adelante.

Practicodeporte@efe.com