PracticoDeporteRedacción

El gran Diego Armando Maradona falleció este miércoles a consecuencia de un infarto en su residencia de la provincia de Buenos Aires a sus 60 años, con lo que la figura de uno de los más grandes de la historia del fútbol mundial pasa a convertirse en un mito, una leyenda del deporte rey.

La carrera del argentino entremezcla su excepcional calidad dentro de los terrenos de juego con sus peculiaridades, andanzas y sucesos al margen del fútbol. Pero de él quedarán esos grandes momentos que dio tanto al fútbol argentino como a las ligas española e italiana por las que pasó.

Currículum deportivo

Su carrera deportiva estuvo jalonada desde su debut en la Primera División argentina, 20 de octubre de 1976, a diez días de cumplir los 16 años, con Argentinos Juniors para luego pasar a Boca Juniors (1981-1982 y 1995-1997), Barcelona (1982-1984), Nápoles (1984-1992), Sevilla (1992-1993) y Newell's Old Boys (1993-1994).

En cuanto a títulos, ganó un Metropolitano (1981) con Boca Juniors, la Copa del Rey (1983), la Copa de la Liga (1983) y la Supercopa de España (1983) con el Barcelona y dos Ligas italianas (1987 y 1990), una Copa de Italia (1987) y una Copa de la UEFA (1989) con el Nápoles.

Con la Albiceleste ganó la Copa del Mundo sub'20 de Japón 1979 y luego, en México 1986, hizo su nombre inmortal al anotar el mejor gol del siglo XX y el tanto con "La mano de Dios" a Inglaterra en cuartos de final del Mundial que Argentina ganó, en lo que fue su mayor éxito deportivo.

Como técnico ni mucho alcanzó la dimensión de su época como jugador. Entrenó a Deportivo Mandiyú (1994), a Racing Club (1995), al Al Wasl (2011-2012) y Al Fujairah (2017-2018) de los Emiratos Árabes, a los Dorados de Sinaloa (2018-2019), de la Segunda División de México, y en septiembre de 2019 asumió en Gimnasia y Esgrima La Plata, equipo que dirigía al momento de su muerte. Sin olvidar, a la selección argentina dos años a partir de 2008, incluido el Mundial de Sudáfrica 2010, tras el que dejó el cargo.

Polémicas y polémico

Su vida siempre tanto en activo como futbolista como después, estuvo llena de polémicas. Criticó a la Iglesia católica, a la FIFA, a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y a decenas de entrenadores, jugadores y personajes públicos. Además, tuvo un fuerte compromiso político y partidario, que hizo que fuera amado y odiado.

Tampoco en su vida familiar hubo algún atisbo de normalidad. Maradona denunció penalmente a su exesposa, estuvo años sin reconocer a varios de sus hijos, fue filmado mientras le pegaba a su expareja Rocío Oliva y también fue acusado de abuso sexual por una periodista rusa.

Su gran dimensión como jugador de fútbol se vio ensombrecida en muchas ocasiones, tanto por sus adicciones como sus problemas de salud. Hay que recordar que nada más llegar al Barcelona tuvo que guardar un tiempo de reposo debido a una hepatitis benigna del tipo A.

Sus adicciones

También tuvo que dejar el Nápoles al dar positivo en un control antidoping por cocaína. Aquello fue en el año 1991, el mismo en el que fue detenido en Buenos Aires con drogas en su poder. Tres años después, en el Mundial de Estados Unidos dio positivo por efedrina tras el partido frente a Nigeria.   

En 1996 estuvo diez días en el a Clínica Psiquiátrica de Bellelay, en Berna (Suiza), para rehabilitarse de su adicción a las drogas. Pero, eso no significó su adió a su coqueteo con las drogas. En agosto de 1997 dio positivo en un partido de Boca frente a Argentinos Juniors. Se le permitió seguir jugando pero en octubre decidió decir adió al fútbol en activo.

Esa decisión no significó un cambio o una mejoría en su salud o sus adicciones, su vida siguió lleno de episodios con problemas de salud y con curas de desintoxicación. El último capítulo se inició el pasado 2 de noviembre cuando entró en el sanatorio bonaerense Ipensa, para un chequeo tras un "bajón anímico" después de "una semana complicada para él emocionalmente" y por un cuadro de anemia.

Fue entonces cuando se le detectó un hematoma subdural en la cabeza, de que fue intervenido al día siguiente en la clínica Los Olivos, en el que se le extirpó un coágulo. Pese a su rápida y satisfactoria recuperación, se le mantuvo en el centro médico para recibir un tratamiento de abstinencia al alcohol.

Este 25 de noviembre se fue un gran artista del balón, que nunca supo manejar su vida. El fútbol y toda Argentina lloran su muerte, la de un chaval humilde, que se convirtió en un dios del fútbol y que nunca supo saber disfrutar del éxito.

practicodeporte@efe.com