PracticoDeporteMadrid

Mario Mola se calzó este sábado las zapatillas de clavos, para demostrar que aparte de uno de los mejores triatletas de la historia, es un gran mediofondista. Participó en la prueba de 3.000 metros en un control de la Federación Balear de Atletismo, que tuvo lugar este sábado en la pista Príncipes de España de Palma de Mallorca, y se impuso con un tiempo de 8:07.82.

Fue una prueba con mucho lustro, donde además de Mola estuvieron su hermano, Lucas, que ejerció de liebre, el también balear David Bustos, así como Said Meechal, Lluis Fullana o José Luis García Pujadas.

Inicio rápido

Lucas Mola fue el encargo de lanzar la carrera.Tras él, marcharon Mario Mola, Said Mechaal y David Bustos. A partir de los 1.000 metros fue el propio tres veces campeón del mundo de triatlón el que se puso en cabeza, a tirar de la prueba.

Bustos, diploma olímpico en Río 2016 en 1.500, tomó el relevo en los 1.600 metros, pero manteniéndose los tres atletas juntos. Al paso del 2.000 le tocó a Mechaal coger la cabeza, momento en el que Bustos se retiró de la carrera, dejando en un mano a mano entre Mola y Mechaal.

A falta de 600 metros, el triatleta reconvertido este sábado en mediofondista se fue en solitario, para acabar con un tiempo de 8:07.82, seguido de Meechal, con 8:18.38 y Lluis Fullana, con 8:33.57.

Y en los 3.000 femeninos triunfo de la también triatleta Carolina Routier, con un tiempo de 9:57.33

Contreras, 15,59

La reunión atlética comenzó con el debut esta temporada del vallista Yidiel Contreras (Playas de Castellón), quien prácticamente sin rivales, en los 110 metros vallas, hizo una marca de 14.59, lo que no dejó de ser una primera toma de contacto con la pista al aire libre tras pasarse 2019 en blanco debido a una lesión.

El disputar la prueba con tal sólo un rival y de menor nivel, y el viento, -1.9 en contra, impidió que Contreras comenzara la temporada con una mejor marca.

practicodeporte@efe.com