Israel Molina

De sonrisa perenne en su rostro, Marta Pérez (19 de abril de 1993) es una de las mejores medifondistas españolas de la actualidad. Y aunque sueña con derribar el muro africano, es realista y consecuente con sus objetivos. Lo que sí tiene claro es que la ruta queda muy lejos para ella y que de lo que más disfruta es de “la pista, las vueltas, y el tartán de un estadio lleno”.

Con Doha en el horizonte, la soriana ya se encuentra en “fase de pre competición” de cara este apasionante verano atlético. “Estamos metidos de lleno ya en la temporada, haciendo series en la pista. Después de hacer la cubierta, hubo una época un poco más relajada, pero ahora ya estamos con la mirada fija en competiciones concretas”, explica a Practico Deporte.

Primeras citas

Camino a Catar, el calendario de Marta Pérez todavía tiene muchas cosas por definir, pero en rojo fuego tiene clavadas tres fechas, el 21 de junio estará en el Meeting de Huelva, el 6 de julio en Madrid y después el Campeonato de España de la Nucía. “Después de eso, si tengo la mínima, ya me centraré en preparar el Campeonato del Mundo”.

Sin preocupación, pero con incertidumbre afronta estos meses tan importantes en los que espera estar en los atrasados Mundiales de Doha y en los adelantados Juegos de Tokio 2020. “No nos adelantemos tanto”, sonríe.

“Pero sí, se va a notar mucho, sobre todo después de Doha, porque estamos acostumbrados a terminar en agosto y descansar un poco. Este año, será terminar la pista y tendremos en seguida la temporada de cross y con los Juegos a menos de doce meses, pero bueno, yo todo esto lo he delegado en mi entrenador y confío en que lo tenga todo preparado”.

Sobre todos estos meses que van de campeonato en campeonato, Marta Pérez reconoce que “es todo muy rutinario”, pero es una etapa en la que hay que tener “mucho cuidado” y hacer “mucho trabajo” para poder “estar bien en el gran Campeonato. Los entrenamientos van en función de la época. Unas veces toca fuerza, otras uno más específicos y siempre son dos sesiones al día”, explica.

A por todo en Doha

De cara a esa cita de Doha, se marca como objetivo estar en “las semifinales. Me gustaría pasar las eliminatorias y correr a morir para intentar estar en la final. Con mi nivel de ahora ese tiene que se mi objetivo principal, es un mundial y la gente corre mucho, yo tengo 4:04 y hay chicas que van a estar en tres cincuenta y pico”.

Consciente de los tiempos, asume que aunque “sí se sueña con ganar una medalla internacional y pelear con las africanas”, se fija objetivos realistas. “Yo no salgo pensando que me van a ganar, pero luego las carreras son como son y hay atletas que son superiores”.

Marta Pérez tiene claro que controlar los cambios de temperatura será clave en Catar

Otro de los focos de interés de Doha serán esas condiciones extremas que se esperan allí. Para Marta Pérez lo más preocupante será el contraste de temperatura. “Hace mucho calor fuera en la calle y mucho frío dentro de los sitios. Hay que cuidarse mucho para no ponerme mala. Para los atletas de pista, no habrá más problema porque las condiciones son muy buenas. Lo peor será para los maratonianos y marchadores, que compiten fuera del estadio”.

Y hablando de los campeonatos, recuerda con orgullo el pasado Europeo de pista cubierta en Glasgow. “Me fui contenta. Es verdad que siempre se quiere un poco más, pero así como en Berlín terminé decepcionada, de Escocia salí contenta. Fui finalista, hice marca personal de cubierta y hice una muy buena semifinal. Tuve una lesión unos días antes, llegué justa de entrenamiento y no pude aguantar dos carreras tan fuertes en semifinales y final”.

Atleta de pista

Si algo tiene claro la atleta española, es que no hay nada como correr “en un estadio lleno. La ruta no me gusta demasiado, yo soy de tartán, de vueltas, de la pista, de un estadio a reventar, de un Gallur lleno, de aquel Mundial de Londres lleno. Eso es irrepetible, es un ambiente que yo disfruto mucho”.

Y eso a pesar de que es una mediofondista que se deja ver en millas urbanas y diferentes pruebas en ruta. “Las hacemos para estar en contacto con la competición de una forma más relajada, sin tanta tensión. También por compromisos con clubes, con marcas, por estar en contacto con el público, pero siempre con cabeza y sin que interfiera en la preparación”.

La preparación y el entrenamiento es una de claves que aporta Marta Pérez para valorar el gran nivel atlético de su Soria. “Ha sido gracias a un buen entrenador, Enrique Pascual Oliva, a un buen grupo con Ramón Zapata y Adolfo Caballero. Ellos trabajaron bien y salió gente buena. Pero hacen falta entrenadores que vean a un Fermín Cacho y sepan que puede correr bien. El método ha sido bueno, las condiciones también, tener una pista. Y que las condiciones de Soria son muy buenas para entrenar fondo”.

Sobre ese famoso nuevo atletismo del que se habla que ha surgido en España, la soriana no ve en la mentalidad la clave. “Ya tuvimos medallistas en pértiga en Barcelona”. Y vuelve a poner el foco en la base. “Se ha cambiado la forma de trabajo desde abajo. Y es lo que da resultados. Ahora somos competitivos en muchas pruebas, pero antes también. Natalia Rodríguez no salía pensando que le iban a ganar, eso seguro”.

La fiebre del running

Y antes de terminar, la conversación nos lleva a hablar sobre dos temas de rabiosa actualidad, la fiebre del running y la complejidad de compaginar el deporte de élite con llegar a sacar una carrera como medicina, dos cosas de las que ya puede presumir Marta Pérez. “Que la sociedad haga deporte es muy bueno, a mí me parece maravilloso, y más si se trata de un deporte que es el mío. Salir a correr es muy agradecido porque mejoras mucho a nada que entrenes y además con unas zapatillas te vale”.

"Siempre hay que ser positivo, saber que hay solución y que cuando las cosas no salen, siempre queda una segunda oportunidad"

Por último, explica su versión de haber podido sacar la carrera de medicina compaginándolo con su desarrollo profesional. “Es cuestión de organización y de saber que las horas que dedicas a una cosa lo tienes que hacer a tope. Luego es clave tener claras las prioridades; yo dedicaba más tiempo a estudiar que a entrenar. Siempre hay que ser positivo, saber que hay solución, no pasa nada por no sacar la carrera en seis años ni pasa nada por hacer una mala carrera. Yo en tercero no corrí nada y no pasó nada. Hay veces que las cosas no salen, pero siempre hay una segunda oportunidad”, cierra a modo de reflexión.

Buena suerte, Marta.

practicodeporte@efe.com