PracticoDeporteRedacción deportes

El ciclista Mikel Landa prepara la temporada 2021 a conciencia, puesto que sus objetivos para este nuevo año no son pocos. El vitoriano se apresta a afrontar dos de las grandes, Giro y Tour, además del otro plato fuerte de la temporada, los Juegos de Tokio.

El líder del Bahrain Victorious comenzará la temporada en la Vuelta a Andalucía del 17 al 21 de febrero, para seguir en Tirreno Adriático, Volta a Cataluña y Vuelta al País Vasco, con el doblete Giro-Tour como centro de su calendario.

"Mi objetivo son siempre las grandes vueltas y en las últimas temporadas me ha ido bien hacer Giro y Tour. Las dos carreras son objetivo y lo quiero hacer bien en ambas. Es una combinación que me gusta", apunta el alavés, cuarto en el Tour 2020.

La nueva generación

En su opinión, es el momento de batir a la nueva generación de corredores jóvenes que ya dominan el ciclismo, como el esloveno Tadej Pogacar ó el colombiano Egan Bernal, los últimos ganadores del Tour.

"Es cierto que hay que aprovechar ahora para poder ganarlos. Es una generación muy buena, de corredores valientes y con desparpajo. Hay que ver este año con las fechas habituales cómo se desenvuelven y si son capaces de seguir con las expectativas. A ver si con la experiencia acumulada se les puede derrotar", afirma.

Landa deja claro que "cuanto más montaña haya y menos contrarreloj será mejor para mi", ya que admite que "la crono es mi punto débil, por eso llevo tiempo trabajando en ellos. Se trata de minimizar las pérdidas de tiempo al máximo. Lo mío es la escapada y ahí están mis bazas".

Aparte de las dos grandes que espera disputar este 2021, no se olvida de los Juegos de Tokio, ya que el recorrido le podría beneficiar, más que el de los Mundiales.

"Me gustaría ir a los Juegos Olímpicos, el recorrido es montañoso y me va bien. El Mundial es diferente, con adoquines, bueno para los clasicómanos, para mí difícil", comenta.

practicodeporte@efe.com