PracticoDeporteRedacción

La nadadora española Mireia Belmonte, campeona olímpica y mundial, reconoce haber "sentido mucha alegría" por haber vuelto al agua y a practicar el deporte que ama, además de sentirse "relajada" por el hecho de volver a empezar la preparación para los Juegos.

Han sido más de 65 días sin poder tirarse a la piscina, algo que no ha llevado especialmente bien la badalonesa, sobre todo en términos de entrenamiento. "Ha sido un poquito difícil entrenar durante el confinamiento. Me he adaptado a entrenar en espacios reducidos con algo de material que tenía en casa. Pero me ha servido para estar con la familia, reflexionar, estudiar y sobre todo pensar en cómo podía ayudar a los demás".

Recuperar el punto óptimo de forma

Por eso ahora va sin prisa e intentando volver a la normalidad "poco a poco", algo complicado después de tantos meses. "Hay que intentar llegar a ese punto óptimo de forma lo antes posible para poder competir cuando se nos permita".

Sobre la polémica surgida en torno a la natación y los retrasos en poder volver a entrenar, Belmonte explica que había que seguir todas las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y hacer lo mejor para poder salir de esta pandemia lo antes posible.

"Llama la atención que hay muchos deportes en los que se juega en equipo y la distancia social a lo mejor no se mantiene tanto como en los deportes individuales, pero sí que me pareció un poco curioso que unos deportistas pudieran volver a los entrenamientos antes que otros".

Por otro lado, ha agradecido al Comité Olímpico Español y a su presidente, Alejandro Blanco, que siempre haya defendido a todos los deportistas del país. "Han intentado ayudarnos en todas las circunstancias, siempre han estado apoyándonos".

Practicodeporte@efe.com