PracticoDeporteMadrid

Rafa Nadal no descansa. El tenista balear ha logrado su quinto título en el Masters 1.000 de Canadá después de destrozar en la final de Montreal al joven ruso Daniil Medvedev (6-3 y 6-0) y así revalidar el triunfo que ya consiguiera el año pasado en Toronto.

Después de ganar en Roland Garros y hacer semifinales en Wimbledon, el número dos del mundo ha acudido a Montreal a conseguir otra victoria espectacular después de una semana en la que no ha dado opción prácticamente a ninguno de sus rivales.

35 Masters 1.000

Con este trofeo acumula ya 35 Masters 1.000, siendo el jugador que más tiene, dos más que Novak Djokovic y ya ha puesto siete de ventaja con respecto a Roger Federer, que está en 28.

Lo de la final ha sido un recital, una verdadera clase maestra a un jugador que llegaba enrachado con la final en Washington hace una semana y tras mostrar un gran nivel también durante estos días en Montreal, en los que ha bordado la perfección hasta este último encuentro.

Y es que Nadal no da opción a casi nadie. Desde el primer minuto ha dominado la final (4-1) gracias a la solidez en el fondo de la pista, a un servicio muy fiable y a esa capacidad de encontrar soluciones continuamente. Medvedev, que en la previa del partido había dejado claro que "no se iba a dejar impresionar por tener en frente a Nadal" pronto empezó a torcer el gesto y a asumir que esta vez no iba a ser la primera en la que iba a levantar su primer gran torneo en el circuito ATP.

Desde ese 4-1 hasta el final del partido poca historia hay que contar. En el primer set, apoyado en su buen servicio, todavía fue capaz de resistir y maquillar el resultado, pero el paso de los minutos terminó por desnudarlo del todo.

El segundo set, una carnicería

El segundo parcial se convirtió en una verdadera carnicería desde que el campeón de 18 Grandes rompiera a la primera de cambio. Medvedev renunció a sus opciones, Nadal olió la sangre y acabó devorando sin piedad al ruso, que comprobó de primera mano lo que es tener en frente a la leyenda de Manacor.

Su hoja de ruta en la gira americana seguirá ya en el US Open, tras renunciar a Cincinnati. Y es que está claro es que su próximo gran objetivo será ese último Grand Slam de la temporada en el complejo de Flushing Meadwos en Nueva York.

practicodeporte@efe.com