PracticoDeporteRedacción

José María Olazábal es uno de los grandes mitos españoles del golf gracias a sus dos victorias en el Masters de Augusta, por lo tanto, es una voz más que autorizada a la hora de dar su punto de vista sobre cómo el golf va a afrontar esta desescalada.

"Creo que la labor que han hecho todas las asociaciones del golf unidas para la redacción y presentación del protocolo de actuación para la reapertura de campos ha sido fantástica y encomiable", ha expresado.

Convencido del buen trabajo que ha hecho el golf mundial para que se vuelva a competir dentro de la nueva normalidad, el deportista vasco también ha repasado otros temas de actualidad como el rediseño que él mismo ha hecho de los 9 hoyos del CCVM, que en su día diseño el cántabro Severiano Ballesteros. "Me apetece mucho jugar estos nueve hoyos, y también que lo puedan hacer todos los jugadores".

Sus mejores diseños

Aunque Olazábal ha reconocido que de todos los diseños que ha hecho, del que más orgulloso se siente es del campo del RCG de Sevilla, del Mission Hills y del campo de golf de Catar.

Otro de los temas candentes en el golf profesional es la longitud de los campos, cortos muchos de ellos para los grandes pegadores. "Es un tema complicado. No podemos diseñar los campos pensando en ese tipo de jugadores. Debemos primar más la precisión que la pegada y quizá deberíamos contar con dos tipos de reglas, unas para las competiciones de alto nivel y otras para el resto".

También Olazábal fue preguntado sobre el posible peligro de que en el golf se pueda convertir en una actividad recreativo social a lo que respondí que el "mayor peligro es no llegar a la gente. Si conseguimos que los niños y las familias vean que está bien disfrutar de este deporte, creo que hemos ganado la batalla. Hay que hacerlo más interesante y divertido para los niños".

Sobre la reducción de hoyos para las competiciones, Olazábal considera que puede ser una buena medida para torneos sociales y de clubes. "Quizá no para grandes competiciones", explicaba.

No a una Ryder sin público

También quiso dejar claro que sería importante tener "campos públicos o zonas de juego para que la gente de la calle pueda practicar este deporte". Y es que para él es fundamental llegar a los niños y a día de hoy es cada vez más complicado seducir a los jóvenes, ya que cuentan con una oferta de ocio cada vez más grande. "Hay que hacer más ameno el proceso de aprendizaje, tanto a los niños como a los más mayores".

Por otro lado, también abordó el tema de la vuelta a la competición. "Mira, no me imagino una Ryder sin público, es la esencia de ese torneo. Si va a ser así, yo prefiero que la pospongan al año que viene".

Practicodeporte@efe.com