PracticoDeporteMadrid

Pau Gasol ha lanzado el reto #fruitimpact para promover el consumo de fruta y combatir la pandemia de la obesidad infantil, a través de la Gasol Foundation que preside.

La estrella del baloncesto es consciente de que los grandes retos sociales se consiguen predicando con el ejemplo y empoderando a las personas, por lo que para cambiar hábitos se debe persuadir y motivar con datos y dando ejemplo para que sean las propias personas las que lideren el cambio, según destaca el comunicado de su fundación.

Así, coincidiendo con el Día Mundial de la Infancia, y con el objetivo de generar un impacto positivo en la sociedad y de convertir la fruta en un aspecto divertido en la vida de miles de niños y niñas, la Gasol Foundation lanza el reto #fruitimpact.

La entidad fundada por los hermanos Pau y Marc Gasol para reducir y acabar con la obesidad infantil se ha propuesto, con este reto o challenge, alcanzar a familias de toda Europa a través de las redes sociales.

La mitad de niños, niñas y adolescentes de entre 8 y 16 años en España come menos de dos piezas de fruta al día, según el estudio PASOS 2019 de la Gasol Foundation.

Diversas personalidades del deporte internacional dan su apoyo al reto, dando visibilidad a la importancia del consumo de fruta desde la infancia. Entre ellos figuran Fernando Alonso, Alberto Contador, Iker Casillas y el cantante David Bisbal.

Agricultores españoles se unen a la campaña regalando bolsas de tela dentro de las cajas de frutas ecológicas y destinando una parte de las ventas a los programas de promoción de hábitos saludables de la Gasol Foundation.

Según el estudio PASOS, realizado por la Gasol Foundation en el año 2019, en España, un 49,5 % de los menores de entre 8 y 16 años no consume dos o más piezas de fruta al día.

Esto dificulta cumplir con la recomendación de cinco piezas de fruta y verdura al día, uno de los aspectos fundamentales para conseguir una dieta variada y equilibrada.

El reto

El reto consiste en lanzar e intentar encestar en una bolsa de tela tres clementinas desde una distancia similar a la del tiro libre, y subir el vídeo a las redes sociales.

‘‘Con #fruitimpact queremos que disfrutar de la fruta no solo sea una opción saludable, sino también divertida’’, ha comentado Pau Gasol. ‘‘Este reto es una gran oportunidad para introducir la fruta en los hábitos de los más pequeños. Se suele decir, con mucha razón, que con la comida no se juega pero en este caso el juego tiene un sentido’’.

Con tal de minimizar el desperdicio alimentario, entre las instrucciones del reto se indica que, en caso de no encestar alguno de los lanzamientos, se aproveche la fruta para comer directamente o hacer una macedonia y así aprovechar todas las piezas de fruta.

El reto #fruitimpact tiene también un alcance solidario, ya que un porcentaje de los beneficios obtenidos por la venta de clementinas se destinará a los programas de promoción de hábitos de vida saludable en los que trabaja la Gasol Foundation. Estos programas se centran en familias en situación de vulnerabilidad, ya que la obesidad infantil tiene una mayor prevalencia en menores viviendo en entornos de vulnerabilidad socioeconómica.

La crisis económica derivada de la COVID-19 ha llevado a muchas familias a experimentar estas situaciones de vulnerabilidad, y los diversos confinamientos han afectado y continúan afectando directamente a los hábitos saludables de los más pequeños. Frente a esta situación, la Gasol Foundation ha redoblado sus esfuerzos para llegar al máximo de niños, niñas, padres y madres posible, realizando nuevas ediciones de sus programas de promoción de hábitos de vida saludable y proponiendo iniciativas saludables adaptadas al contexto sanitario actual, como #CuarentenaSaludable, #SonrisasSaludables o este reto #fruitimpact.

La campaña cuenta con el apoyo de una agricultora, Maria Luisa. Las clementinas que cultiva de forma ecológica en su finca de la localidad de Fortuna (Murcia) son el elemento central del reto y las vende a través de CrowdFarming, plataforma de venta directa de fruta entre productor y consumidor.

“Nos metimos hace años en agricultura ecológica por convencimiento personal y porque queremos dejar un mundo mejor a nuestros hijos. Ahora, estos mismos objetivos, son los que nos dan la valentía necesaria para vender directamente al consumidor final”, comenta Maria Luisa, agroemprendedora de origen canario afincada en Murcia.

practicodeporte@efe.com