PracticoDeporteRedacción

La nadadora Paula Ruiz se muestra resignada por estas semanas de confinamiento debido a la crisis sanitaria, sin posibilidad de entrenar pero sabedora que cuando llegue el día en que se juegue luchar por una plaza para los Juegos de Tokio, sacará "toda la rabia" que lleva dentro para conseguirla.

La malagueña lleva como puede la situación, a la espera de volver al agua y preparar el preolímpico de aguas abiertas para el que está clasificada, explica en una entrevista a la web de la Federación Andaluza de Natación.

La nadadora del Club Natación Mairena de Aljarafe señala que el cambio de vida "ha sido brutal", ya que de "un día para otro te cambia la vida, rutinas, proyectos, ilusiones, objetivos, sueños... todo eso pasa a no significar nada".

"De un minuto a otro te ves metida en casa, en 90 m2 con mi familia, miedos, incertidumbres, las noticias cuentan miles de muertos, enfermos, contagios… parece que es un mal sueño, una pesadilla, y esperas a despertar para ver que todo eso es mentira!!! Pero no, no es una pesadilla, es real. Aún me cuesta creerlo", afirma.

Bajo mínimos

Ante la pregunta de qué ejercicios puede hacer estos días, apunta que para una fondista como ella, 10 Km en aguas abiertas, "en un piso de 90 m2 sin piscina, vivimos cuatro (mi familia) ¿se pueden preparar 10 kilómetros de nado a un nivel cómo para clasificarse para unos Juegos Olímpicos?".

Eso sí, reconoce que fue "un alivio" la decisión de aplazar los Juegos a 2021, "una decisión bajo mi punto de vista muy acertada" y señala que ahora "le toca a España decidir, a quien le corresponda, tomar la decisión y pensar en el deporte y en sus deportistas".

"Sobra decir que lo primero es la salud, eso está claro, pero paralelamente se pueden hacer otras cosas. Hay que trabajar cada uno desde donde le toca, no podemos estar en un “kitkat” permanente", añade e la entrevista con la federación andaluza.

La nadadora andaluza no sabe cómo llegará al preolímpico aunque afirma tener "clarísimo" que ese día "lo haré como siempre cuando me la he jugado, daré mi mejor versión, lo mejor que haya podido llegar en ese momento. Estoy enfadada con la situación y con el covid-19. Sacaré toda esa rabia cuando llegue el día, es lo único que me queda".

Situación desconocida

Tantas semanas sin agua resulta una incógnita para Paula Ruiz, quien reconoce que desconoce cómo le afectará a su estado de forma. "Nunca me he visto en algo igual o similar, no se puede comparar a unas vacaciones, es algo desconocido para todos".

No obstante, la malagueña no entiende "por qué algunos trabajadores pueden seguir con su trabajo y nosotros no, cuestiona. "Podría poner muchos ejemplos, pero como siempre me dicen ellos (mis padres), pon ejemplos de tu vida. Mis padres van los dos a trabajar (no son del sector primario) e igual que ellos, todos sus compañeros que son muchos, cumplen estrictamente con las normas marcadas por el gobierno, la salud lo primero".

Por ello, insiste en preguntar si "no se podría buscar una solución para nosotros. A mí se me ocurren varias, pero esto depende de nuestros gobernantes. En otros países han encontrado fórmulas".

Y es que la nadadora malagueña desde el pasado 13 de marzo, "no he salido ni a tirar la basura ni a pasear al perro".

practicodeporte@efe.com