PracticoDeporteRedacción

El tenista español Pedro Martínez es la baza más segura que tiene el tenis nacional para clasificar a un nuevo jugador para el Abierto de Australia, ya que ya acumula dos triunfos y tan solo necesita uno más para entrar en el cuadro final del primer Grand Slam de la temporada.

Esta pasada madrugada ha pasado por encima del peruano Varillas con cierta claridad, imponiéndose por un doble 6-3 y demostrando que ha llegado más que preparado a esta exigente fase previa. Sin embargo, no tendrá nada sencillo conseguir la última victoria y ganarse un hueco entre los 128 mejores puesto que se tendrá que enfrentar al veterano checho Lukas Rosol, muy experimentado en este tipo de torneos.

Otros supervivientes españoles

De los chicos, solamente Mario Vilela podría hacer compañía a Pedro Martínez en el último encuentro de la previa, ya que el resto ya han sido eliminados. Vilela, por su parte, se ha impuesto esta madrugada a otro de los veteranos incombustibles, el francés Nicolas Mahut, a quien ha derrotado por 6-3 y 6-4.

Por lo que respecta a las chicas, siguen adelante Nuria Parrizas y Lara Arruabarrena, quienes han ganado esta madrugado sus primeros choques. Lo han hecho frente a Olivia Rogowska y De Vroome respectivamente. Ambas han sacado adelante sus duelos en dos sets, aunque todavía tendrán que ganar otros dos partidos para poder entrar en el cuadro principal.

Menos suerte ha tenido Aliona Bolsova, que se ha despedido ante la estadounidense Shelby Rogers.

Sorteo Open de Australia

Este viernes a primera hora de la mañana de España ha tenido lugar el sorteo de los cuadros del mencionado Abierto de Australia, de tal forma que los jugadores nacionales ya conocen sus rivales de primera ronda y ya saben cuál será su hipotético camino por el devenir de este primer Grand Slam del año.

Rafa Nadal se estrenará frente al boliviano Hugo Dellien y ya sabe que va por el mismo lado del cuadro que el ruso Daniil Medvedev, con Djokovic y Federer por la otra parte, por lo que solamente se vería con uno de ellos y en la final. También merece la pena destacar el duelo fraticida que medirá a Roberto Bautista con Feliciano López. Pablo Carreño, vigésimo séptimo cabeza de serie, debutará con un jugador de la previa y podría ser el rival de Nadal en tercera ronda.

Por lo que respecta a las féminas, mala suerte ha tenido Carla Suárez, que en su último Open de Australia, debutará ante la bielorrusa Sabalenka, una de las mejores jugadoras del circuito. Garbiñe esperará a una superviviente de la fase previa, Sara Sorribes se medirá a la rusa Kudermetova, mientras que Paula Badosa tendrá su estreno con otra jugadora que llegue desde la fase previa.

Retirada de Garbiñe

Al margen de la fase previa del Abierto de Australia, ha sido una mala madrugada para los españoles. Garbiñe Muguruza se ha visto obligada a retirarse en Hobart antes de saltar a la pista, aquejada por una fiebre.

En Adelaida, han caído contra pronóstico tanto Pablo Carreño como Albert Ramos, lo mismo que le ha sucedido a Feliciano López en Auckland (Nueva Zelanda) ante un gran talento como es el del joven Hurkacz.

Alcaraz, suma y sigue

Por su parte, Carlos Alcaraz continúa con su excelente inicio de temporada. Tras hacerse con el título en el primer ITF disputado la semana pasada en la Academia de Rafa Nadal, en Manacor. Repite experiencia esta semana, también en el club del número uno mundial.

Tras imponerse el miércoles, en primera ronda, a su compatriota Álvaro López San Martín, por 6-3 y 7-5, tuvo muchas más dificultades en octavos, donde se encontró al británico Billy Harris, en un choque que fue un ejercicio de fe para el joven jugador español, 16 años.

Alcaraz tuvo confianza en su juego para remontar un partido que lo tuvo muy cerca de quedarse eliminado, tras un 4-6 y 1-4 en contra, con dos servicios rotos. Un primer break permitió al pupilo de Juan Carlos Ferrero meterse de nuevo en el encuentro, para igualar a 5-5 tras volver a recuperar un servicio, y llegarse la manga en el desempate (7-3).

A pesar de que el inicio de la manga definitiva fue todo a favor de Alcaraz, con un rival que todavía estaban pensando en la ventaja dilapidada en el anterior set, cuestión que fue aprovechado por la promesa española para romper el servicio del británico.

No obstante, el cansancio y los nervios ante la intensidad del partido, dio una nueva opción a Harris, que igualó a cinco juegos, para irse al todo o nada al tie-break, donde el murciano volvió a templar mejor los nervios y hacerse con un sitio en los cuartos de final, tras casi tres horas y sumando su séptimo partido sin perder.

practicodeporte@efe.com