Roland Garros, el segundo Grand Slam de la temporada, arranca este domingo, y lo hace con todas las miradas centradas en Rafa Nadal, que buscará su decimosegunda Copa de los Mosqueteros.

Se trata de un hito sin precedentes, de seguir ampliando un récord espectacular y que difícilmente podremos volver a ver. Y para la tranquilidad de todos, el de Manacor llega en su mejor momento de la temporada después de haber logrado en Roma el primer título del año.

Paso adelante tras Roma

"En Roma di un salto adelante y parece que lo he consolidado. Estoy jugando bien, entrenando bien, estoy contento, disfrutando del día a día, algo que no me pasaba después de Indian Wells, que me costaba disfrutar, sobre todo por los problemas físicos sucesivos que me llevaron a tener un bajón", ha explicado en la rueda de prensa previa al inicio del torneo.

No ha sido su mejor gira de tierra batida, haciendo semifinales en Montecarlo, Barcelona y Madrid, pero ha sabido crecer desde la humildad y el trabajo y se presenta en París como el máximo favorito. En esa pista, en el Bosque de Bolonia, el rey siempre es Nadal.

"No me gusta comparar, pero creo que, entre el inicio de la temporada de tierra y ahora la sensación es completamente diferente. Mi energía interior, la forma de moverme en la pista y golpear la pelota es un mundo diferente".

Aunque Nadal vuelve a huir de su cartel de favoritos y menciona a todos los nombres que han retumbado en esta gira de arcilla. Es el caso de Thiem, de Federer, Djokovic o Tsitsipas, entre otros muchos.

Junto al once veces campeón en París, la armada española tendrá otros diez representantes. Desde los más clásicos como Guillermo García López, Fernando Verdasco, Roberto Bautista, Feliciano López, Pablo Andújar, Alberto Ramos y Pablo Carreño, hasta los más jóvenes como Jaume Munar, Roberto Carballés o el debutante Pedro Martínez, que jugará su primer Grand Slam después de superar la fase previa.

Garbiñe, a por el segundo

Garbiñe Muguruza llega con unos meses de tenis muy irregulares, sin buenos resultados, pero con la ambición intacta y con total confianza en su tenis. "Puedo ganar Roland Garros" ha contado sin titubeos a dos días de que arranque el torneo parísimo.

A su favor juega que se conoce mejor que nadie y que ya ha ganado el torneo. Además, si algo tiene de particular y especial el tenis femenino es que es imprevisible y cualquier resultado puede darse. Eso, teniendo en cuenta que llega en un momento bajo, le favorece claramente.

"Llego bien físicamente, mejor que en el último partido en Roma. He trabajado bien para recuperarme, he entrenado bien, entreno bien desde hace mucho tiempo y espero que se dé un buen resultado", ha confirmado la jugadora nacida en Caracas.

Junto a Muguruza estarán Carla Suárez, sólida como siempre, y las jóvenes Sara Sorribes, que sigue creciendo y ya es una habitual en los grandes torneos, y Aliona Bolsova, que ha conseguido su billete al cuadro final a través de la fase previa.

practicodeporte@efe.com