PracticoDeporteRedacción

El belga Remco Evenepoel buscará este sábado, un nuevo hito en su incipiente carrera ciclista, como sería subirse a lo más alto de la 114 edición de Il Lombardía, tras su espectacular inicio de temporada, allá por enero, como de la reanudación de la temporada, este agosto.

La joven realidad belga de 20 años tendrá enfrente algunos de los mejores del pelotón internacional, incluidos el italiano Vincenzo Nibali, con dos triunfos en la carrera, el ecuatoriano Richard Carapaz y el holandés Bauke Mollema, defensor de la corona.

Y es que corredor del Deceuninck Quick Step ya no se le puede considerar una promesa sino una realidad tras sus exhibiciones primero en Burgos y después en Polonia. Carrera disputada por Remco, es igual a carrera ganada.

Grandes rivales

No obstante, ahora será el turno de demostrar su potencial en una de las grandes clásicas, en uno de los llamados monumentos del ciclismo, que en esta ocasión y por cuestiones de la pandemia se disputa en verano, en lugar de en otoño. En Il Lombardía, los ciclistas se tendrán que enfrentar a 231 kilómetros con salida en Bérgamo y llegada a Como.

Trek e Ineos serán a priori los principales rivales para evitar que siga sumando triunfos. Los primeros presentan a un Bauke Mollema con ganas de revalidar título y a Vincenzo Nibali, a por su tercera victoria, mientras que Ineos contará con Richard Carapaz, ya recuperado de la caída que sufrió en la cuarta etapa de la Vuelta a Polonia.

Otros candidatos de aguar la fiesta al belga serán el danés Jakob Fuglsang (Astana), segundo en Polonia, o el el holandés Mathieu van der Poel (Alpecin-Fenix), tercero en el reciente Gran Piamonte.

Por parte española, habrá escasa participación puesto que el Movistar tan sólo llevará a un nacional, Héctor Carretero, mientras que Mikel Nieve liderará el Mitchelton.

Últimos 80 km

La prueba italiana tendrá en sus ochenta últimos kilómetros los momentos decisivos, ya que tras el Colle Gallo y Brianza llegará la parte más dura de la carrera, con cuatro duras subidas, como son el Ghisallo (km 158), con pendientes de hasta el 14 por ciento, y la Colma di Sormano, un muro de apenas 2 kms con rampas de hasta el 25 por ciento.

Luego, ya con más de 200 kilómetros en las piernas llegará el ascenso a Civiglio, con pendientes casi siempre en torno al 10 por ciento, y ya como remate, por si todo no está decidido, se subirá San Fermo della Battaglia, que incluye una pendiente media del 7% (máximo 10%). De haí a meta, cinco kilómetros de bajada.

practicodeporte@efe.com