PracticoDeporteRedacción

Carlos Sainz ha cumplido con creces su labor en la penúltima etapa del Dakar 2020, una jornada dificilísima para él teniendo que abrir pista y con sus dos grandes rivales con mucho terreno para correr y hacer sufrir al madrileño, sin embargo, el español ha salvado el día y mantiene diez minutos de ventaja en la general a falta de una sola etapa.

Ya acaricia, por tanto, su tercer Dakar en una edición en la que se ha mostrado más sólido que nunca. Cogió el liderato en la tercera especial y ya no lo ha soltado. Se ha llevado cuatro etapas -a falta de saber qué pasa este viernes- y siempre ha sabido controlar a sus dos máximos rivales, el francés Stephane Peterhansel y el catarí Nasser Al Attiyah.

Sin embargo, esto todavía no está hecho y queda una última jornada peligrosa, que nada tiene que ver con aquella etapa homenaje que se vivía en Dakar cuando el rally tenía lugar en África.

Falta una etapa

Fue este miércoles el día clave del Dakar, en el que Sainz logró esos 18 minutos de renta que le pueden valer la victoria final. Hoy, camino de Haradh, se defendió como debía hacer y mañana habrá que llegar a Qiddiya, ciudad que acogerá la última especial de este Dakar disputado por vez primera en el desierto de Arabia Saudí.

Sainz acabó tercero en esta etapa, solamente por detrás de Peterhansel y Al Attiyah, quienes, durante algunos momentos parecían amenazar su liderato, ya que esta diferencia la lograron en los primeros kilómetros del día, pero el madrileño le tomó el pulso a la etapa pronto y se afianzó en esa tercera plaza que le valía para cumplir con su objetivo de defenderse a la espera de completar el triunfo final este viernes.

También ha sido un buen día para un meritorio Fernando Alonso que, después de todo lo sucedido ayer, va completando una gran especial aunque todavía no ha cruzado la línea de meta.

Día complicado para Barreda

Por lo que respecta a las motos, la etapa ha sido muy difícil para Joan Barreda, ganador ayer y que se ha visto obligado a partir el primero de todos y abrir pista. Eso le ha hecho ir perdiendo tiempo constantemente, viendo como los pilotos que partían tras él le iban metiendo tiempo con el paso de los kilómetros.

Al final, se ha dejado quince minutos respecto al chileno Quintanilla, que ha volado sobre el desierto en esta segunda parte de la etapa maratón que arrancó el miércoles. El piloto sudamericano ha aprovechado que partía en un segundo grupo, con las trazas ya en el desierto y no ha dejado de ir ganando tiempo durante toda la especial. Solamente el austríaco Walkner ha sido capaz de resistir su gran ritmo.

De esta forma, Barreda regresa al quinto puesto de la general y deberá esperar un milagro este viernes para tener opciones de entrar entre los tres primeros, plazas que ahora mismo ocupan el estadounidense Ricky Brabec, el mencionado Quintanilla y el doble ganador del Dakar, el australiano Toby Price.

A buen nivel siguen estando Jaume Betriu, Juan Pedrero y Laia Sanz, que se mantienen ahí entre los veinte mejores y que están acabando esta edición del Dakar con buenas sensaciones, mención especial para la piloto española, que está a un día de completar una nueva edición y que todavía no sabe lo que es abandonar en esta carrera.

Practicodeporte@efe.com