PracticoDeporteRedacción

Irene Sánchez-Escribano intentará este sábado, batir la mejor marca nacional de los 2.000 metros obstáculos, que está en poder de Tamara Sanfabio, con 6:26.41, desde 2006, en la reunión atlética que tendrá lugar en Cergy-Pontoise (Francia).

La toledana se ha puesto este objetivo en busca de "mantener la motivación" en un "año difícil", explicó en las redes sociales.

"Me siento como una niña con zapatos nuevos, con hormigueo en estómago incluido e ilusión infinita", señaló antes de partir para tierras francesas.

A por marca

Sánchez-Escribano, campeona de España en 3.000 obstáculos, intentará bajar los 6:26.41 que consiguió Sanfabio hace 14 años en una reunión en Beveren (Bélgica), en 2006, en una distancia inusual y en la que la atleta de Adidas tiene una mejor marca personal de 6:51.20 conseguida en 2015.

No obstante, el valor en la distancia de Sánchez-Escribano es mucho menor, como lo demuestra su progresión en los últimos años. De hecho, la pupila de Antonio Serrano tiene la cuarta mejor marca de la historia en los 3.000 obstáculos, con 9:27.53, conseguida en Birmingham, el verano pasado.

Se trata de la mejor marca de 3.000 obstáculos de los últimos diez años, tan sólo por detrás en el cómputo histórico del récord de Marta Domínguez (9:09.39), obtenida en 2009, y las marcas de Eva Arias (9:25.14) y Rosa Morató (9:26.23), de 2009 y 2007, respectivamente.

La reunión de Cergy-Pontoise no tiene un carácter internacional, ya que en la mayoría de pruebas sólo habrá presencia de atletas franceses, siendo los 2.000 obstáculos femeninos, la única con presencia de un puñado de atletas internacionales.

Junto a la española, estarán la británica Elisabeth Bird, con una marca de 9:30.13 en 3.000 obst., la alemana Eimee Pratt ( 6:26,14 en 2.000 obst. y 9:38.91 en los 3.000 obst., la luxemburguesa Liz Weiler, así como varias atletas francesas. La carrera será lanzada por la gala Enma Oudiou.

practicodeporte@efe.com