PracticoDeporteRedacción

La nadadora española Mireia Belmonte inauguró el medallero español en Río 2016 hace hoy justos cuatro años. La de Badalona logró llegar al podio después de unos últimos metros realmente espectaculares en los que superó a la británica Hannah Miley.

Lo hizo en la prueba de los 400 estilos y justo unos días antes de hacer historia en los 200 metros mariposa, donde consiguió proclamarse campeona olímpica tras una carrera impresionante y que ninguno de nosotros olvidará nunca.

Ese bronce en Río de Janeiro era el tercer metal olímpico en la carrera de Mireia Belmonte, una presea que unía a las dos platas logradas en Londres 2012. 

La nadadora catalana, cuatro años después de aquella hazaña, recuerda con cariño cómo vivió aquel 6 de agosto de 2016. "Ese día estaba nerviosa", empieza contando. "Era mi primera final en los Juegos de Río 2016 y estaba muy ilusionada porque iba a hacer una prueba que me gustaba y con la que me sentía muy cómoda".

"Una carrera muy emocionante"

Al respecto de sus recuerdos durante la prueba de los 200 metros mariposa, explica que "fue muy emocionante. En el tramo de braza pasé cuarta y la nadadora inglesa que iba tercera estaba a un segundo y medio de mí. Tuve que sacar toda la garra y toda la fuerza al final para acabar tercera y ganar ese bronce".

La carrera de Mireia Belmonte es espectacular, ya que es campeona olímpica, mundial y europea y ahora mismo se encuentra preparando el asalto a Tokio 2020, donde buscará seguir engordando su ya enorme currículum.

Practicodeporte@efe.com