PracticoDeporteMadrid

La embajada de Japón en Madrid acogió un coloquio sobre la evolución de los Juegos Paralímpicos que este año regresan a Tokio, la misma ciudad que los acogió en 1964. Esa fue la segunda vez que se celebraban unos Juegos de personas con discapacidad tras el debut en Roma 1960.

El valenciano David Casinos, uno de los mejores deportistas paralímpicos españoles de toda la historia, con 19 medallas en competiciones internacionales, cinco de ellas -4 oros y un bronce- en cinco Juegos Paralímpicos, desgranó su experiencia personal.

"Mi experiencia dentro del mundo paralímpico ha sido toda. En 1998 perdí la visión, era mecánico industrial, trabajaba con motores. Cuando entraba en esa empresa compraba los cupones y dos años después los vendí yo. Durante 12 años trabajé en ello", dijo Casinos, durante el acto celebrado en la embajada nipona.

Para el deportista valenciano "la historia la han cambiado los deportistas paralímpicos". "Yo no quería hacer deporte, pero hubo gente que me dio la opción para hacerlo y desde esa oscuridad me hizo ver la luz. Después pude formar una familia y convertirme en deportista profesional. En 2016 fueron mis últimos Juegos, pero ahora quiero seguir soñando. Esa transformación personal me hace seguir haciendo deporte", apuntó Casinos, para el que "hace años era impensable que un paralímpico se pudiera dedicar profesionalmente al deporte".

Capacidad de superación

Miguel Carballeda, presidente del Comité Paralímpico Español, declaró que los Juegos Paralímpicos de Tokio serán "de nuevo un ejemplo para la sociedad" y apuntó que "más allá de las medallas, en el fondo lo más importante es lo que los deportistas con discapacidad son capaces de superar".

"Creemos que lo más importante son las medallas, ondear la bandera o escuchar el himno, pero en el fondo lo más importante es lo que somos capaces de superar y el mensaje que se envía a través de los medios", dijo Carballeda, que recordó el origen de los Juegos Paralímpicos.

"El camino del deporte de las personas con discapacidad nació en Roma hace muchos años, en 1960. Después, en la segunda edición, Japón asumió ese reto y vio que la sociedad no debía separar ni hacer distinción entre las personas. Japón marcó una forma de hacer diferente, incluso por encima del deporte", declaró.

Tokio, ejemplo para la sociedad

El encargado de abrir el acto fue el embajador de Japón en España, Kenji Hiramatsu, que ejerció de anfitrión y en su discurso recordó los 56 años que han transcurrido desde los primeros Juegos.

"En 1964 los Juegos demostraron que Japón volvía a la escena internacional tras la II Guerra Mundial. Veinte años después de que el país quedara destruido en su totalidad, aquellos Juegos fueron trascendentales para Japón y marcaron un antes y después. Las infraestructuras construidas para la ocasión ayudaron a la movilidad del país, el tren bala se puso en marcha unos días antes y conectó Tokio con Osaka en 4 horas. Fue como una película de ciencia ficción", señaló.

Además, para el embajador los Juegos de Tokio serán los de la "reconstrucción". "Cuando sucedió el gran terremoto en 2008 recibimos inestimables ayudas de todo el mundo y España se volcó empezando por la Casa Real. Deseamos transmitir un mensaje de profunda gratitud por las muestras de cariño y presentamos la imagen de un Japón reconstruido. El país está volcado en recibir a los ciudadanos. La llama empezará su recorrido en Fukushima, que tiene un gran significado para nosotros", confesó.

Kenji Hiramatsu apostó porque el fenómeno global que suponen los Juegos "no sean un acontecimiento pasajero". "Queremos dejar un legado que perdure para las siguientes generaciones. Queremos una ciudad libre de barreras físicas y psicológicas. Tokio se esta convirtiendo en ciudad amable. Espero que estos Juegos ayuden a una sociedad más inclusiva. Todos ganaremos si conseguimos una sociedad con más diversidad", comentó.

Empresas y medios

Álvaro Ferrol, responsable de patrocinios y RSC de Liberty, destacó durante su intervención los tres pilares sobre los que se asienta su apoyo al deporte paralímpico. "Por un lado tenemos la carrera Liberty Seguros, con la que tratamos de integrar a todos en el deporte; también apoyamos un equipo de Promesas entre jóvenes deportistas y por último tenemos el proyecto SeSalen con el objetivo de acercar los valores del deporte paralímpico, crear un club de seguidores y poner en valor sus cualidad", apuntó.

Almudena Rivera, periodista de Marca, destacó que "una persona con discapacidad es aquella que no puede hacer alguna cosa y todos hay cosas que no sabemos hacer, por eso todos tenemos discapacidad", y como profesional de un medio de comunicación resaltó el papel de los periodistas para "dar visibilidad" a los deportistas.

Por último intervino Rebeca Guillén, representante de Toyota, que resaltó la colaboración de su empresa con el Comité Paralímpico Español por su "idea de movilidad para todos". "Vendemos productos pero queremos ofrecer servicios de movilidad para todos con una integración total", destacó.

practicodeporte@efe.com