El atleta Jorge Ureña regresará a la competición el fin de semana del 26 y 27 de mayo, en la Reunión de Gotzis (Austria), donde inicia una temporada, en la que tiene puesto su objetivo en el Europeo de Berlín del próximo agosto.

El mejor decatleta español actual vuelve a la competición después de su noveno puesto en el Mundial de Londres 2017 y tras la lesión muscular que le impidió competir en el Mundial en pista cubierta de Birmingham.

Hay que probarse

Ahora, según confirma a la web del Proyecto FER, al que pertenece, regresa a la competición aunque "no todavía al cien por cien" tras su pasada lesión muscular.  Y es que reconoce que "todavía no estoy en plenitud de condiciones, pero he de empezar a probarme ya".

Por ello, estará presente el último fin de semana de mayo en la Reunión Internacional de Gotzis, y es que "las semanas pasan y se acerca el Europeo de Berlín", por lo que es necesario comenzar a competir.

Mucho se espera del decatleta de Onil, que ya la pasada temporada llegó a los 8.125 puntos, gracias a su actuación en Londres. Además, de ser subcampeón europeo de heptalon.Ureña mejoró en 2017 su mejor marca en cinco de las diez disciplinas. Es decir, en longitud (7,62), peso (14,36), altura (2,10), 400 (48.72) y 1.500 (4:24.12).

Ureña afirma que sigue tomándose el atletismo como una forma de diversión a pesar de todo lo que se espera de él

Un hecho que muestra la continua progresión de un atleta que a finales del pasado año, recibió el trofeo "Al atleta español del año".

A pesar de sus éxitos y de estar ya integrado en la élite del decatlón mundial, Ureña asegura  en la entrevista al Proyecto FER que a sus 24 años sigue "tomándome el atletismo como una forma de diversión".

Y eso que asegura ser consciente de que "la gente espera lo máximo de mí; pero, de momento, no me presiona". Al contrario, argumenta, "me lo tomo como un aliciente, como un estímulo, como un honor”.

Finalista en Berlín

Lo que sí que tiene muy claro el atleta alicantino es que su objetivo de la temporada para por el Europeo de Berlín. Una cita que le trae el recuerdo amargo de la edición de 2016, cuando" tres nulos en disco me quitaron una casi segura medalla y la mínima para los Juegos de Río". A ello, se une las ganas de disputar otra gran competición, tras su ausencia en Birmingham por la lesión.

Habla de "ganas revancha" por eso dos motivos, un sentimiento que le da más fuerza para "hacerlo muy bien en Berlín" y, al menos, acabar entre los ocho primeros y "ser finalista".

Su entrenador y padre, José Antonio Ureña, sabe que uno de los principales obstáculos en su progresión son los lanzamientos (jabalina y disco). De hecho, asegura en la web del Proyecto FER que "nunca brillará en los lanzamientos".

En su opinión, "se trata de asumirlo y de mitigar la angustia. Es cuestión de trabajo, de mejorar las técnicas y, sobre todo, de confianza y seguridad", añade, porque el objetivo es "reducir los daños y la pérdida de puntos cuando lleguen estas pruebas y de ir conquistando ciertos mínimos".

Y es que -concluye-, "si en los entrenamientos lo hace, por qué no lo va a conseguir en las competiciones".

practicodeporte@efe.es