PracticoDeporteRedacción

La andorrana Victoria Jiménez Karintseva es una de las joyas del tenis mundial. Campeona en el júnior del Abierto de Australia con tan solo 14 años, ahora se planta como la primera cabeza de serie en Roland Garros después de que se haya cancelado Wimbledon y de que el US Open no haya tenido torneo de su categoría.

Afronta por delante un reto mayúsculo en las pistas parisinas, ya que tan solo cuatro chicas han sido capaces de ganar dos Grand Slams júnior de forma consecutiva y la última en hacerlo fue, ni más ni menos que la actual número diez mundial, la suiza Belinda Bencic, que se impuso en Roland Garros y Wimbledon 2013.

"Lo que me llevó al éxito en Australia fue mi actitud y mi confianza", ha explicado la protagonista en una entrevista concedida a itftennis.com. "Es lo mismo que voy a intentar llevar a cabo aquí en Roland Garros".

"Odio perder"

Reconoce que todo esto lo lleva en la sangre desde que nació. "Siempre he sido muy competitiva y tengo muchas ganas de seguir ganando. Odio perder y haré todo lo que pueda para entrar en la pista y ganar. Ese es el espíritu que tengo", cuenta.

"Tengo la intención de jugar todos los partidos como lo hice en Australia y luchar por cada punto. Será diferente esta vez, ya que tendré toda la presión sobre mí como número uno, pero debo desafiarme a mí misma y ver dónde estoy".

Sabe que esta vez será todo diferente a como lo fue en Australia, donde no partía como favorita. "Trataré de ganar siguiendo al mismo ritmo", reconoce una jugadora que entrena y estudia en la academia de su padre, Joan Jiménez Guerra. "Estoy muy feliz de representar a Andorra, ya que es un país muy pequeño y quiero ser una inspiración para que los jugadores de Andorra empiecen a jugar al tenis".

También es consciente de que la pandemia de la Covid-19 le ha provocado perder parte de su juego. "Llegué a perder un poco la pista de mi tenis. Ha sido muy difícil para mí volver y he tenido momentos duros y torneos duros".

Crecer como jugadora

Tratará Victoria Jiménez de emular a la canadiense Leylah Fernández, ganadora de Roland Garros el año pasado y que ya está totalmente afincada dentro del circuito de la WTA. "Ella es una inspiración para mí. Sigue creciendo como jugadora. Eso es lo que todos queremos, pero solo un pequeño porcentaje de los jugadores puede hacerlo".

"Aquí todos los jugadores son increíbles y luchan todos los días para mejorar. Yo también pelearé. Estoy ansiosa por disfrutar de cada momento", ha finalizado la tenista.

Practicodeporte@efe.com