PracticoDeporteRedacción

El pico Bisaurín, a 2.670 metros, es el de mayor altitud en el Pirineo Occidental, entre el paso de Somport y el mar Cantábrico. Y es el pico que Virginia Pérez Mesonero eligió para hacer el récord femenino de su ascenso, ya que hasta ahora sólo había masculino.

Virginia salió desde la Selva De Oza, desde el Puente Mirador de Santa Ana, punto más bajo del valle, a las 7:30 de la mañana para evitar el calor y la gente que en verano suele hacer esta ruta.

Un recorrido de 10,3 kilómetros con un desnivel positivo de 1700 metros y que cuenta desde el 23 de junio con el récord que estableció Fran Naval con 1h35:50.

Virginia empleó solo cinco minutos más para establecer el registro femenino y paró el crono en 1h40:51. "Es un tiempo estupendo, a solo 5 minutos del récord masculino, y estoy contenta", comentó la corredora del Team Sport HG AML al término de su reto.

Recorrido exigente

"He tenido muy buenas sensaciones desde el principio. La verdad es que es un recorrido exigente, ya que al principio se sube mucho desnivel, luego hay tramos de correr mucho y en la parte final hay una pala muy bestia. Me he dado cuenta que puedo correr por zonas donde hace dos años pensaba que era impensable. Me quedo con este crecimiento personal, que es lo que más me gusta de estos retos", señaló.

Hace un mes, el 13 de junio, Virginia Pérez Mesonero se hizo con el récord de La Bucardada, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, uniendo las cimas de tres dosmiles en 4h48:26. Era el primero de los tres retos de la atleta para este verano.

Para el siguiente apostaba por el Garmo Negro, de 3.064 metros, en Huesca, pero éste tendrá que esperar ya que parece que se resiste la nieve, por lo que se decidió por el pico Bisaurín.

practicodeporte@efe.com