La sexualidad de las mujeres mayores es uno de los secretos mejor guardados, aunque la evidencia científica confirma que la edad no tiene por qué ser una dificultad para el disfrute, según una investigación de la doctora en Psicología Anna Freixas.