Ingerir un 80% de alimentos saludables, que sacien y con un alto valor nutricional, y complementarlos con un 20% de alimentación no extremadamente restrictiva, puede ser una opción saludable para perder peso tras el confin