Un sistema de purificación desarrollado en cooperación con la NASA que mantiene limpia la atmósfera interior de las naves en las misiones tripuladas al espacio, se ha comprobado que también elimina el SARS-CoV-2 y otros virus, así como hongos y bacterias, y ahora se aplica en lugares cerrados y superficies convencionales.