Una investigación centífica en Alemania demuestra que podemos tener síntomas alérgicos, como secreciones nasales, al regresar al lugar donde sufrimos en algún momento alergia, aunque la sustancia que disparó esa reacción ya no esté presente en el ambiente...