Catarro, gripe, neumonía y últimamente la COVID-19. Ahora, cuando se aproximan los primeros fríos con una lista ampliada de dolencias respiratorias de origen vírico o bacteriano, es más importante que nunca reforzar nuestras defensas orgánicas con una alimentación rica en inmunonutrientes.