Se conmemora el centenario de “la voz de Portugal”, Amália Rodrigues, una artista que sacó el fado de las tabernas de Lisboa para llevarlo a los principales escenarios del mundo, durante más de medio siglo de una trayectoria musical en la que se convirtió en la principal embajadora del alma lusa.