Este verano es diferente en muchos sentidos. La pandemia ha trastocado nuestras costumbres y nos ha obligado a adoptar precauciones con las que hace solo unos meses no estábamos familiarizados, como el uso de mascarilla o tapabocas. Pero, ¿será posible flirtear con la cara cubierta?