La búsqueda de un tratamiento eficaz para la enfermedad del nuevo coronavirus ha llevado a los investigadores a encontrar un aliado natural insospechado: la llama, camélido de los Andes suramericanos, cuyos anticuerpos tienen la capacidad neutralizar el virus SARS-CoV-2 en ensayos de laboratorio.