Una empresa rusa ha diseñado un edificio semiesférico gigante que se adapta a cualquier clima y funciona como un arca, ya que puede flotar en el agua o asentarse en tierra firme y serviría como refugio frente a desastres naturales.