Biografías inventadas, historias verosímiles de artistas ficticios, vidas literarias donde arte y ficción convencieron a público y crítica por igual, quienes aplaudieron, y con ganas, la obra de creadores que nunca existieron. Hechas hasta por chimpancés o burros, farsas o mentiras con la que se dejó en evidencia, en algunos casos, los excesos que rodea el escurridizo mundo del arte.