Una alimentación sana y equilibrada es fundamental para la salud de la madre y del futuro bebé. Pero, además, durante la gestación es necesario adoptar algunas precauciones extra.