Un nuevo tipo de ala aeronáutica programada para cambiar de forma en el aire, podría revolucionar los viajes aéreos y la producción y el mantenimiento de las aeronaves, según sus creadores, la NASA y el MIT estadounidenses.