Referente latino en la meca del cine, el puertorriqueño Benicio del Toro llega al medio siglo como una figura permanente de la interpretación, con un impresionante futuro como artista y con la humildad de alguien que afirma que "siempre estoy aprendiendo"...