Al recorrer Alemania se ven innumerables edificaciones que recuerdan su reciente historia y los estragos ocasionados en la Segunda Guerra Mundial. Su destino ha sido diverso, desde refugios de supervivencia a hoteles, viviendas de lujo, museos y centros de entretenimiento.