Las enfermedades cardiovasculares y el cáncer son las principales causas de muerte en todo el mundo. Estas dos patologías están relacionadas de distintas formas. Por un lado, comparten varios factores de riesgo. Pero, además, las complicaciones cardiovasculares están entre los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos.