Las empresas buscan hacer sólidas sus competencias en lo que a data se refiere: dar más valor a los análisis de datos propios y enriquecer iniciativas de aprendizaje automático, con datos externos. En este contexto entran en juego los “cazadores de datos”, una profesión con muchas salidas.