Una manera inolvidable de celebrar San Valentín es hacer las maletas y poner rumbo a una de esas ciudades donde el amor se vive con una intensidad especial: París, Venecia o Kioto son algunas propuestas para preparar el viaje más romántico del año.