En los meses de marzo o abril, según los países del hemisferio norte, llega el momento de cambiar la hora. Sólo tenemos que adelantar 60 minutos nuestros relojes, pero este sencillo gesto puede alterar nuestras rutinas y, sobre todo, las de los más pequeños de la casa. Los pediatras nos explican cómo abordarlo.